Locales

MÉXICO, CON ALTA POSIBILIDAD DE SUSPENSIÓN DEL PAGO DE LA DEUDA EXTERNA

  • El país debe de aprovechar una “ventana histórica para actuar de manera soberana”, afirmó Éric Toussaint portavoz de la red internacional del Comité para la Abolición de las Deudas Ilegítimas.

Redacción/Sol Yucatán

La suspensión del pago de la deuda externa de México es posible, debido a su crecimiento así como por las contradicciones que prevalecen entre las grandes potencias, en especial, Estados Unidos, la Unión Europea, Rusia y China, afirmó el portavoz de la red internacional del Comité para la Abolición de las Deudas Ilegítimas (Cadtm), Éric Toussaint.

“Todo ello da un mejor margen de maniobra, para tomar iniciativas soberanas fuertes”, expresó el economista belga.

Para lograr la suspensión del pago de la deuda externa, “lo que falta es la voluntad política y la presión de la opinión pública, de los movimientos populares, a favor de aprovechar la situación favorable que actualmente tiene México”.

Desde el punto de vista histórico, el problema de la deuda se resolvió con el Benemérito de las Américas, Benito Pablo Juárez García, así como con el presidente Lázaro Cárdenas, por lo que se tiene la oportunidad de lograrlo de nueva cuenta.

Tras analizar las posibilidades de México para declarar la suspensión del pago se observó que se tiene todas las oportunidades a su favor.

Entrevistado en el Aeropuerto Internacional de Mérida “Manuel Crescensio Rejón”, el especialista resaltó que con la suspensión del pago se tendría recursos para responder a las necesidades prioritarias del país.

“El pago de la deuda interna y externa representa un gasto muy elevado para el presupuesto público, por lo que en caso de suspenderlo se ahorraría mucho y se invertiría con la priorización de gastos sociales, proyectos en el campo, etc, para ello se requiere de un cambio de modelo que permita al pueblo mexicano la satisfacción de sus necesidades”, subrayó.

Añadió que el país debe de aprovechar una “ventana histórica para actuar de manera soberana”, ya que con el alto precio del petróleo y la contradicción interimperialista, esta última entre el capitalismo chino, el ruso y el estadounidense, México podría tomar acciones para nacionalizar y socializar servicios públicos como la electricidad, su sistema financiero y de producción.

Consideró que en general, la economías del mundo están en una coyuntura que exhibe las carencias del “modelo neoliberal implementado por el Fondo Monetario Internacional (FMI)”, pues además de una veintena de países que están en default parcial en el pago de su deuda, hay varios más que están al borde de esta situación.

Ejemplificó el caso de Ucrania, “que tiene una deuda con el FMI de más de 15 mil millones de dólares y como no está en condición de reembolsar dada la guerra, se logró un acuerdo con el Banco Mundial para darle un crédito de ocho mil millones de dólares para mantener los pagos”.

Advirtió la existencia de “todos los elementos de una crisis fuerte están reunidos, pero todavía no explotó una nueva crisis de pago de deuda”.

Todo depende de cómo se muevan los bancos centrales de Estados Unidos y la Unión Europea, pero igual habrá una salida de capitales y varias economías endeudadas con la pandemia podrían desestabilizar, consideró.

Botón volver arriba