----------

― Advertisement ―

VILA Y RENAN PROSTITUYEN YUCATÁN

La destrucción de Yucatán comenzó con Rolando Zapata Bello y empeoró con Mauricio Vila Dosal. La avaricia de los gobiernos ha dado paso para...

“EL CORONEL” INMORTAL

¡SIN VERGÜENZA!

MIGRACIÓN EN YUCATÁN SUPERA A Q.ROO Y CAMPECHE

InicioPortadaMIGRACIÓN EN YUCATÁN SUPERA A Q.ROO Y CAMPECHE
  • Indemaya ha provocado que más yucatecos tengan entre sus objetivos el sueño americano,  para mejorar la condición de pobreza que padece su familia, aunque la mayoría opta por la Riviera Maya.
  • Debido a la migración, la promiscuidad y la desidia del sector salud, se registra en el Estado un aumento del nacimiento de niños con VIH/SIDA

Redacción/Sol Yucatán

La falta de visión del director del Instituto para el Desarrollo de la Cultura Maya (Indemaya), Eric Eber Villanueva Mukul, ha provocado que más yucatecos tengan entre sus objetivos el sueño americano, es decir, migrar a Estados Unidos para mejorar la condición de pobreza que padece su familia, aunque la mayoría opta por la Riviera Maya.

A tres años de la actual administración, hasta el momento no hay estrategia alguna para disminuir el grave problema de migración que prevalece en Yucatán, que es superior al que se registra en Campeche y Quintana Roo.

Los menos arriesgados optan por ir a Mérida o Quintana Roo para probar suerte, y en el caso de los hombres, pasan semanas enteras alejados de sus familias, situación que ha provocado un aumento de las enfermedades venéreas.

Irónicamente, el militante del Partido de la Revolución Democrática (PRD) que trabaja en la administración emanada de Acción Nacional (PAN) reconoce los millones de dólares que anualmente se obtiene con las remesas, el dinero que envían los migrantes a sus familiares.

Las autoridades migratorias de Canadá y Estados Unidos deportaron, durante el primer semestre del año, a cerca de 110 mil mexicanos, de los cuales, 650 eran originarios de la Península de Yucatán, poco menos del uno ciento, reveló la Secretaría de Gobernación (Segob).

Asimismo, de entre todos los migrantes devueltos habían 12 mil menores de edad, de los cuales 46 son Campeche, Quintana Roo y Yucatán.

Incluso, los estados que conforman la región se ubican entre las cuatro entidades federativas con menor número de deportados.

De enero a junio del año en curso, ambos vecinos del Norte deportaron 109 mil 673 nacionales, de los cuales, 109 mil 553 estaban de manera ilegal en Estados Unidos y 120 en Canadá.

La devolución de connacionales que deseaban probar suerte en la Unión Americana aumentó en 23.1 por ciento con respecto al primer semestre de 2020, cuando la cifra fue de 88 mil 987.

De acuerdo con la estadística de “Eventos de repatriación de mexicanos desde Estados Unidos”, la mayor cifra ocurrió en Oaxaca, con 11 mil 704 deportaciones, el 10.7 por ciento; seguido de Guerrero, con 11 mil 228 mexicanos, el 10.2 por ciento y Michoacán, con nueve mil 725 casos, el 8.9 porcentual.

En contraste, está Baja California Sur, con 89 casos, el 0.08 por ciento; en segundo lugar está Yucatán, con 114, el 0.11 por ciento; Quintana Roo, con 265, el 0.24 por ciento, y Campeche, con 269, el 0.25 porcentual.

La problemática migratoria en Yucatán disminuyó en 47.3 por ciento con respecto a los primeros seis meses de 2020, mientras que en Campeche aumentó en ocho por ciento, al pasar de 249 a 269 deportados y en Quintana Roo, el incremento fue del 71 por ciento, ya que en 2020 fueron 155 casos.

Asimismo, Canadá repatrió a 120 mexicanos, de los cuales cuatro son de Yucatán, y no se registró caso alguno en las otras entidades federativas conforman la región.

En cuanto a los menores de edad, a nivel nacional fueron 11 mil 975 casos, de los cuales 11 mil 391 tenían entre 12 y 17 años, mientras que 584 tenían menos de 11 años.

Asimismo, del total, nueve mil 638 infantes viajaban solos, el 80.5 por ciento, mientras que dos mil 337 iban en compañía de un adulto.

Tan sólo en Quintana Roo se deportó a 29 menores de edad, en Campeche fueron 16 infantes y sólo uno en Yucatán.

Del total de menores de edad, de la región, 13 tenían hasta 11 años de edad, de los cuales, 10 eran de Quintana Roo, dos de Campeche y uno de Yucatán.

MIGRACIÓN Y PROMISCUIDAD

Debido a la migración, la promiscuidad y la desidia del sector salud, se registra en el Estado un aumento del nacimiento de niños con VIH/SIDA, afirmó la investigadora de la Universidad Autónoma de Yucatán (UADY), Rocío Quintal López.

Lamentablemente, a pesar de que Yucatán cuenta con una norma de salud para la prevención y detección oportuna de embarazadas infectadas, ésta se aplica de manera parcial, y lo peor de todo, se carece del equipo necesario para la aplicación y realización de las respectivas pruebas.

El Síndrome de Inmunodeficiencia Adquirida (SIDA), así como de Infección Asintomática por Virus de la Inmunodeficiencia Humana (VIH), aumentan de manera considerable y los más afectados son las mujeres que son infectadas por sus maridos, así como los recién nacidos.

Reconoció que el problema de la migración es secuela a la falta de oportunidades laborales, es decir, se trata de una estrategia de sobrevivencia pero a la vez, un detonante para la adquisición y proliferación.

“La migración regional provoca que los hombres se infecten de VIH/SIDA, debido a la promiscuidad y las víctimas son las esposas y los hijos”, afirmó la especialista del Centro de Investigaciones Regionales Dr. Hideyo Noguchi de la Máxima Casa de Estudios.

Por ende, la pandemia tiende al aumento en la entidad y lo peor de todo, no hay estrategias de prevención además que prevalecen los mitos de que “no me va a pasar” o de “ya hay cura contra la enfermedad”.

“La norma de salud asume que debe haber una política de prevención, porque si a la madre se le detecta VIH durante el embarazo, se previene que el niño nazca con esa enfermedad”, acotó.

Sin embargo, hay un desabasto de pruebas de VIH, y si hay, éstas no se aplican a las embarazadas, denunció la catedrática.

En lo que va del año, en el país hay un aumento del 20 por ciento del VIH/SIDA con respecto al mismo período del año pasado, mientras que en Yucatán, el incremento es del 40 porcentual.

Actualmente, en Yucatán predomina el contagio del VIH/SIDA entre hombres que tuvieron relación con hombres.

Incluso, las prácticas bisexuales afectan a la mujer, por la vía sexual, cuyo número aumenta de manera notable.

En el Estado, dijo, “el SIDA es la enfermedad más relacionada con el género, se trata de una epidemia principalmente de transmisión sexual y masculina”.

EL COSTO: LA VIDA

Quintal López aseveró que los migrantes yucatecos pagan con su vida el “sueño americano”, ya que regresan con enfermedades terminales, como el cáncer o con adicciones graves.

“Desafortunadamente, el costo también radica en vivir en condiciones precarias al momento de regresar a Yucatán y lo peor de todo, el sector salud nada hace al respecto”, acotó.

Enfatizó que “los migrantes internacionales se van sanos y regresan con cáncer o adicciones”, por lo que al retornar representan una fuerte carga para sus familias.

Debido a ello, la mujer tiene que trabajar aún más, o bien, los hijos dejan de estudiar con tal de incorporarse al área laboral.

Agregó que el principal motivo por el cual reportan con problemas es la falta atención a la salud que sufren los migrantes.

En cuanto al cáncer, es consecuencia de trabajar en el campo y de estar en contacto directo y constante con los pesticidas y herbicidas, entre otras sustancias químicas.

La investigadora agregó que otro gran problema que está ligado a la migración es el de las adicciones.

Comentó que cuando parten sus comunidades carecen de vicios, pero cuando regresan ya son adictos, a la marihuana, cocaína, crack, entre otros estupefacientes.

“Tenemos un alto número de migrantes que se van sin una adicción, y regresan adictos al menos a una droga”, apuntó.

El mismo fenómeno se refleja con los migrantes que van a trabajar a Mérida y Quintana Roo, quienes principalmente se infectan de SIDA, abundó la académica.

Mencionó que este tipo de migrantes van a Mérida así como a Cancún y/o a la Riviera para trabajar por una semana o hasta 15 días, por lo que optan por acudir con mujeres y sin protección alguna sostienen relaciones sexuales.

Agregó que son diversos los casos de VIH–SIDA que están vinculados a comunidades migrantes.

“Hay comunidades yucatecas en las que muchas de las esposas padecen de dicha enfermedad, las cuales fueron contagiadas por sus maridos”, apuntó.

Ejemplificó el caso de Valladolid, donde en algunas comunidades hay altos índices de tal pandemia.