----------

EDITORIAL

 

DESAFÍO

VOCES DEL PERIODISTA

OTRAS INQUISICIONES

MORELOS: HUITZILAC, EL REINO DE LA MAFIA

InicioHoy EscribeMORELOS: HUITZILAC, EL REINO DE LA MAFIA

Columna / Ricardo Ravelo

El sábado 11 resultó ser trágico para el municipio de Huitzilac, en Morelos; esa demarcación está gobernada por el priista Rafael Vargas Muñoz, un personaje que presuntamente está ligado a la delincuencia organizada: es la cabeza de una banda dedicada al secuestro carretero que opera desde Topilejo, en la Ciudad de México, hasta Morelos; este grupo criminal azota toda esta región que conecta a la capital del país con la tierra de Zapata a través de la carretera federal, una de las más inseguras del país.

A lo largo de ese trayecto ha ocurrido de todo en los dos últimos años: asaltos, asesinatos, levantones, secuestros…La red, de acuerdo con informes de inteligencia consultados, incluye a policías municipales, empleados de gasolineras y a dueños de negocios dedicados a la gestión de permisos de circulación, emplacamiento de automóviles y cambios de propietarios. Según los datos consultados, esta última red es la encargada de reemplacar los carros robados.

La banda de asaltantes y secuestradores opera de noche y a veces de día, aunque lo nocturno se les presta más para cometer sus fechorías, precisamente cuando la Guardia Nacional deja de realizar tareas de patrullaje por la temible carretera.

Y es que transitar por esa vía después de la cinco de la tarde es sumamente peligroso. Un empleado de Caminos y Puentes Federales, responsable de las tareas de arrastre de vehículos que se quedan varados en la autopista México-Cuernavaca, me comentó: “Nosotros tenemos prohibido entrar a la zona de Tres Marías después de la cinco de la tarde. Ya nos han robado dos grúas en un mes, por eso la indicación es no entrar a esa zona. El límite de horario es a la 5:00 de la tarde”.

–¿Por qué? –se le pregunta al conductor de la grúa.

–Porque te pueden asaltar, secuestrar o robar la grúa o tu vehículo. Está muy caliente esa zona. Y en Huitzilac está peor.

Desde los tiempos revolucionarios, el municipio de Huitzilac, en Morelos, ha sido escenario de muerte. Se recuerda, por ejemplo, el asesinato del general Francisco Serrano a manos de la partida militar liderada por el general obregonista Claudio Fox, en un paraje del camino Huitzilac-Ciudad de México, el 3 de octubre de 1927. 

Y ahora sigue siendo territorio de tragedias. El elevado nivel de inseguridad en la zona de Huitzilac está más crítico que nunca. En el último mes han ocurrido varios asesinatos. A finales de abril, por ejemplo,  fue hallado muerto en las inmediaciones de la carretera México-Cuernavaca, a la altura de Huitzilac, el periodista Roberto Figueroa, quien trabajaba como reportero en varios medios de la ciudad de Cuernavaca.

De acuerdo con el fiscal de Morelos, Uriel Carmona, La investigación de este caso apunta a que el periodista fue asesinado por su trabajo periodístico. “Esa es la principal línea de investigación, dijo.

A la larga lista de crímenes y secuestros –que mantienen a esa entidad en tensión constante –se sumó la masacre de ocho jóvenes, el sábado 11, en la cabecera municipal de Huitzilac.

Eran aproximadamente las 8:00 de la noche. Horas antes, un grupo de jóvenes regresaban de jugar un partido de fútbol y se acomodaron en las mesas de una fonda. Ahí pidieron cervezas para festejar su triunfo y comentar algunos pormenores del juego.

Los chicos ya estaban en plena discusión. Cerveza en mano, gritaban y festejaban el logro deportivo. De momento hizo su aparición una camioneta tipo suburban. Iba repleta de hombres armados. El vehículo se paró a la mitad de la calle, que no es muy ancha, justo frente el negocio donde estaban los muchachos festejando.

El copiloto de la camioneta bajó el cristal de su ventanilla, sacó una metralleta y descargó una ráfaga de disparos que duró más de treinta segundos; luego otro rafagueo. El saldo: ocho jóvenes muertos, más de diez heridos. Luego de que se perpetró la masacre, la camioneta arrancó y desapareció. De acuerdo con versiones de los lugareños, los jóvenes no estaban ligados a ninguna actividad ilegal. Eran estudiantes, otros empleados y cada semana se juntaban para jugar fútbol. Hasta ahora ninguna autoridad ha explicado las razones de la masacre. Todo es silencio en torno a ese caso que sacudió al pueblo de Huitzilac hasta la médula.

Tan preocupados están los pobladores de ese municipio que, incluso, dicen estar dispuestos a echar al presidente municipal de su cargo –a Rafael Vargas –y han decidido tomar las armas para defender al pueblo de los criminales.

De acuerdo con algunos testimonios obtenidos, se realizará en los próximos días una asamblea general del pueblo para tomar las medidas necesarias ante esta ola de crímenes y secuestros que azota a la demarcación.

“Nosotros nos vamos hacer cargo de la seguridad, vamos a tomar las armas y a vigilar las entradas y salidas del municipio, dijo uno de los pobladores. El pueblo cuidará del pueblo porque la autoridad está coludida con los criminales”.

Hace poco más de tres meses, efectivos de la Guardia Nacional descubrieron un aserradero donde se cortan maderas preciosas que proviene de árboles talados clandestinamente. Esa zona de Huitzilac es famosa por tener un inmenso bosque –bueno, ya no tan inmenso porque se lo están acabando los talamontes, otra mafia que opera en Morelos –que constantemente es explotado por esta mafia a la que presuntamente está ligada la familia del alcalde Rafael Vargas, quien ahora busca la reelección como presidente municipal.

Lo cierto es que se ve difícil que gane porque no ha resuelto el problema de la inseguridad y, peor aún, a él se le atribuye buena parte de la violencia por estar coludido con mafiosos que azotan al municipio.

La Guardia Nacional ha tenido presencia en esa zona, de acuerdo con los lugareños, pero no ha sido permanente. “Vienen algunas semanas, pero cuando se van vuelve el problema de las masacres y secuestros”, dicen.

El elevado problema de inseguridad que enfrenta Morelos se le atribuye, también, a la mala administración de Cuauhtémoc Blanco. La gente no da crédito a la decisión del partido MORENA de haberlo enlistado como aspirante a diputado federal plurinominal cuando ha sido responsable del desastre de la entidad.

Tampoco dan crédito a lo dicho por el presidente Andrés López Obrador –otro cínico –quien considera a Blanco como el mejor gobernador de Morelos.

Ante este escenario, la gente en Morelos ha decidido no votar por MORENA. Es el partido de la mafia, dicen sin tapujos.

Síguenos en Google News

Te podría interesar

Artículo anterior
Artículo siguiente