LocalesPortada

¡NEPOTISMO TOTAL!

  • ¿Acaso Renán Barrera con un sueldo de un millón de pesos al año, podría ser dueño de ranchos, terrenos y casas que posee? Tan sólo la casa de la Calle 50, está valuada en 6 millones 500 mil pesos
  • Le ha ido bien como “representante popular” que desde que llegó a la presidencia municipal por primera vez en 2012, no ha parado de acumular propiedades y a la fecha cuenta con 4 casas y al menos 6 terrenos, de los que se sabe, con valor en el mercado inmobiliario superior a los 20 millones de pesos
  • Se ha vuelto millonario con las adjudicaciones directas que otorga a parientes o amigos que posteriormente le pasan su debido “diezmo”: Un ejemplo, los dos contratos entregados a la empresa Sacbé Construcciones S.A. de C.V., propiedad de su primo por 47 millones 957 mil 937 pesos

Redacción/Sol Yucatán

Mérida.- El presidente municipal panista de Mérida, Renán Barrera Concha, no deja títere sin cabeza, y le metió un buen pellizco al 2021 con 222 mil 796 pesos por concepto del pago acumulado de salario mensual y su respectivo aguinaldo.

Aunque esta cantidad no representa el tamaño de la voracidad que ha mostrado a lo largo del trienio pasado y los tres meses de la nueva administración, su mezquindad no le permite dejar migajas.

El corrupto alcalde recibió en diciembre 95 mil 484 pesos de salario mensual más 127 mil 312 pesos de aguinaldo, para envidia y coraje de los miles de meridanos que salen a trabajar largas jornadas, con el fin de llevar el pan a sus mesas.

Ni que decir que con los esquemas laborales actuales tipo outsourcing, un gran número de yucatecos, no logran generar la antigüedad necesaria para poder disfrutar este fin de año de al menos una quincena extra de aguinaldo, como marca la Ley.

Y esa es justo la triste realidad del mexicano. Mientras que el 65% de los trabajadores en nuestro país apenas perciben entre 4 mil y 10 mil pesos al mes. “Suelditos”, como llamó Samuel García (gobernador de Nuevo León) a ingresos de entre 40 y 50 mil pesos. Resulta que solo el 3% de la población de nuestro país logra ganar esos suelditos en un mes.

Así de ese tamaño es la lejanía que los políticos mexicanos -entre ellos Renán Barrera Concha-, tienen sobre lo que cuesta ganarse honradamente el dinero. Para ellos, que ven en 50 mil pesos mensuales un “sueldito”, es obvio que la percepción mensual reportada a través de la Plataforma Nacional de Transparencia de 95 mil 484 pesos mensuales, es nada.

Al menos para Renán Barrera Concha, quien ve en su salario –inalcanzable para la mayoría de los yucatecos-, solo un medio para “aparentar” que en el transcurso de un año, haya percibido poco más de 1 millón de pesos y así “justificar” muchos de sus derroches y lujos a los que está acostumbrado.

Como ya lo hemos detallado en varias ocasiones, para servidores públicos como Renán Barrera Concha, la política es solo un medio para lograr un fin: Enriquecerse. Para ellos un sueldo mensual de 100 mil pesos, es como el monedero para las amas de casa, para el gasto diario. Sus verdaderas ganancias vienen de los diezmos por obras y servicios adjudicados y por el desvío de presupuesto de las instancias a su cargo.

¿O qué? ¿Acaso con un sueldo de un millón de pesos al año, podría ser dueño de ranchos, terrenos y casas que posee? Tan sólo una casa que posee en la Manzana 100, Sección 1, número 437 de la Calle 50, sobre un terreno de 990 metros cuadrados, está valuada en 6 millones 500 mil pesos.

Y así posee seis propiedades más, mismas que empezó a colectar entre 2007 a 2010 cuando siendo regidor del Ayuntamiento, trabajó en materia de Desarrollo Urbano, donde aprovechó a tomar conocimiento de casas y terrenos abandonados de la ciudad. Incluso modernizó el Catastro para sus propios intereses, en el rubro de dar certeza jurídica a la propiedad inmobiliaria.

Le ha ido bien como “representante popular” que desde que llegó a la presidencia municipal por primera vez en 2012, no ha parado de acumular propiedades y a la fecha cuenta con 4 casas y al menos 6 terrenos con valor en el mercado inmobiliario superior a los 20 millones de pesos. ¿Pero de donde sale tanto dinero, si “apenas” gana 95 mil 484 pesitos al mes?

Lo hace a través de adjudicaciones directas que otorga a parientes o amigos suyos que posteriormente le pasan su debido “diezmo”. Como figuran de ejemplo dos contratos que entregó a la empresa Sacbé Construcciones S.A. de C.V. –propiedad de su primo Antonio Barrera Martínez-, por la cantidad de 47 millones 957 mil 937 pesos.

El primero de estos regalitos por 18 millones 272 mil 267 pesos, se dio el 20 de noviembre de 2020, mediante el contrato VT20FICON6151185, por la “Rehabilitación de la carretera a Xcunyá entre carretera a Progreso y calle 21 de la Comisaria de Xcunyá”. El segundo, por 29 millones 685 mil 670 pesos, se formalizó el 21 de abril de 2021, a través del contrato VT21FEIASI6151083, para la rehabilitación del distribuidor vial, mejor conocido como “paso deprimido”.

Solo por estas dos obras se hinchó los bolsillos con al menos 5 millones de pesos de “diezmo”.

Siendo la obra pública una generosa fuente de estos ingresos extras, otra de sus constructoras favoritas es Terrasur S.A. de C.V., representada por Manuel Jesús Tugores Almeida, a la cual entre febrero y mayo de 2021, entregó dos contratos por un total de 5 millones 960 mil 317 pesos.

El primero de ellos, firmado el 24 de febrero, representó una salida de las arcas públicas municipales de 2 millones 418 mil 495 pesos con 60 centavos, a través del contrato DALB-ASFALTOS-01-01, que amparaba la “adquisición de concreto asfáltico”, que según fue despachado entre el 23 de febrero y el 30 de marzo, pero que ningún trabajador de obra pública del municipio, vio jamás su llegada, mucho menos su vertido en las arterias que lo habrían requerido.

El mismo modus operandi se repitió el 14 de mayo mediante el contrato DALB-1-ASFALTOS-03-01, ahora por un monto de 3 millones 541 mil 822 pesos, que según tuvo un periodo de ejecución entre el 12 de mayo y el 13 de agosto, y del que obviamente ningún trabajador municipal fue testigo de ello.

Otra de las empresas beneficiadas por Renán Barrera Concha y a la vez agradecida con su benefactor, fue Carburantes de Yucatán S.A. de C.V. a la cual –sin explicación aparente-, de un año a otro, el Edil de Mérida le triplicó los montos de los contratos por la adquisición de combustibles para el suministro a la flota municipal.

Resulta que el 17 de enero de 2020, le entregó el contrato ADM7SI/JUR/PS/39/2020 por un monto de 5 millones 184 mil dos pesos; pero como volvería a contender para un tercer periodo al frente de la capital del Estado, para 2021 le triplicó la compra de combustible, pagando por 9 meses 14 millones 540 mil 298 pesos. De ese dinero detallado en el contrato ADM/SI/JUR/PS/13/2021, al menos 10 millones de pesos, fueron a parar a la campaña del reelecto presidente municipal.

Es más, ha llevado a cabo negocios perversos gracias a su afinidad, simpatía y protección hacia Mario Millet Encalada, dueño de la empresa Asfalsur S.A. de C.V., a la que le ha entregado millonarias cantidades en obras. El gobierno municipal de Mérida le entregó a Asfalsur S.A. de C.V., cuatro contratos por más de 11 millones de pesos.

Los entregados por Renán Barrera Concha, fueron los contratos DALB-1-CONTRATOASFÁLTICO-01-01; DALB-ASFALTOS-04-01; SAP-1-ASFALTOS-01-01; Y DALB-1-ASFALTOS-03-02; por cantidades de 2 millones 261 mil 95 pesos; 5 millones 255 mil 142; 818 mil 855.60 y 2 millones 794 mil 770.60 pesos, respectivamente.

Incluso ha contratado empresas foráneas en detrimento de las locales, en su afán de hacer negocios en nombre de Mérida, pero que a él le reditúan ganancias millonarias. Como cuando entregó 12 millones de pesos a la empresa poblana Trafficlight de México, S.A. de C.V; el 30 de noviembre de 2020, por la compra de mil 500 piezas de luminaria LED, a razón de 6 mil 840.63 pesos cada una, según detalla el contrato número DALB-Material Eléctrico-02-01.

De las piezas de luminaria, ni sus luces se vieron. Lo que sí trascendió, es que la empresa foránea está vinculada al más rancio panismo de Puebla, y que ha sido denunciada en múltiples ocasiones por incumplimiento de contrato o vender a sobreprecio.

Y así como entregó contratos a empresas ligadas a su partido, el blanquiazul, como si de un pago de favores se tratara, tampoco le importó mucho desviar recursos a la hora de enfrentar la pandemia por el Covid-19, al entregar un contrato por 3.5 millones de pesos a amigos suyos de la alta sociedad meridana, por la compra de cubrebocas.

El contrato por adjudicación directa, quedó establecido el día 15 de febrero de 2021, con número ADM/SI/JUR/ADQ/29/2021, en beneficio de “Distribuciones y Comercializadora de Mérida, S.A. de C.V.”, propiedad de Rosa María Díaz Millet, Rodrigo Méndez Díaz, y Cecilia Isabel Marín Puig, reconocidas figuras de la clase alta meridana y amigos del alcalde.

Empleados de la oficina de Adquisiciones de Mérida declararon que los cubrebocas jamás llegaron a la Comuna.

Utilizando la pandemia nuevamente de pretexto, el 13 de enero de 2021 entregó por adjudicación directa, el contrato ADM/SI/JUR/PS/19/2021 a Transportes Corpa S.A. de C.V., por 15 millones 225 mil pesos para que ésta brindara el “Servicio de traslado del personal clínico hospitalario de los hospitales del ISSSTE Susula, UMAE-T1, ISSSTE Pensiones y HRAEPY, como apoyo a estas instituciones del Sector Salud”.

Los traslados de personal médico a los nosocomios, quedarían fechados del 1 de enero al 31 de marzo de 2021. Algo así como 5 millones 75 mil pesos por mes, o siendo más específicos… 169 mil 166.66 pesos por día.

En el desglose del importe de los servicios, se marcaba un total máximo de 8 mil 750 servicios a un costo de 1 mil 500 pesos cada uno, pero nunca se específica ni el total de unidades a emplear, ni las distancias a recorrer, ni los horarios de los mismos. Solo habla de las rutas. La opacidad en todo su esplendor.

Hasta por “sanitizar”, pagó 22 millones de pesos a Grisell Pineda Sierra, apoderada legal de la empresa Biomed, por el servicio de sanitización y desinfección para las diversas unidades administrativas del Ayuntamiento de Mérida. Dinero que también le dejó su buen “diezmo” en el bolsillo.

Incluso, ha hecho uso de las Empresas Facturadoras de Operaciones Simuladas (EFOS), mejor conocidas como “fantasmas” para desviar recursos. Como cuando benefició a la fantasma ICON Peninsular en al menos cuatro ocasiones entre 2019 y 2020 para desviar un total de 12 millones 138 mil 272.66 pesos.

Pero uno de sus mayores desfalcos lo ha venido cometiendo año con año “en nombre de la tecnología”, cuando bajo la coartada de establecer una mejor operatividad al interior de la administración de las instancias a su cargo, ha regalado contrato tras contrato a la empresa Egob-Express S.A.P.I. de C.V; que no es otra que la misma Blue Ocean Technologies, propiedad de Jorge Iván Espadas Espinosa, hermano de Carlos Eduardo de Jesús Espadas Espinosa, funcionario del gobierno estatal panista de Yucatán y miembro activo blanquiazul.

El desfalco que a la fecha suma 86.3 millones de pesos, arrancó el 13 de noviembre de 2018, bajo el numerado ADM/SI/JUR/PS/31/2018. Acuerdo que tuvo un costo al erario de Mérida por 11 millones 567 mil 385 pesos.

Luego llegó el convenio ADM/SI/JUR/PS/70/2019 celebrado el 8 de marzo de 2019, por 14 millones 228 mil 951 pesos.

Viendo que la sociedad meridana ni alzaba la voz por estos gastos, el 21 de enero de 2020, entregó el contrato ADM/SI/JUR/PS/32/2020, por 39 millones 841 mil 64 pesos sin que existiera razón o excusa de por medio, del porqué haber triplicado las de por sí ofensivas dádivas entregadas a empresarios directamente relacionados con el PAN de Yucatán.

Y para que el 2021 no fuera la excepción, el 21 de enero entregó 20 millones 677 mil 134 pesos más, por medio del contrato ADM/SI/JUR/PS/24/2021.

Cuatro contratos millonarios por supuestos servicios de actualización, soporte, capacitación y mantenimiento de la Plataforma Tecnológica Integral EGOB; los cuales sobra decir, que apestan cada uno de ellos, a desvío presupuestal por todos lados en beneficio de colegas partidistas y de su bolsillo por supuesto.

Si hacemos una cuenta de lo que ha ganado “honestamente” como Presidente Municipal contra lo que ha ganado en materia de diezmos, sin duda que los casi 100 mil pesos que percibe mensualmente, suenan a “sueldito” para estos servidores públicos que gustan de servirse con la cuchara grande, del sustancioso caldo de los presupuestos.

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba