Hoy Escribe

OTRAS INQUISICIONES

  • Juárez: Una lectura desde el siglo XXI

Pablo Cabañas Díaz/Sol Yucatán

El pasado 18 de julio se conmemoraron 150 años de la muerte del presidente Benito Juárez García. Nació en San Pablo Guelatao el 21 de enero de 1806, pero llevó durante toda su vida una fecha definitoria: 17 de diciembre de 1818, fecha en la que salió de San Pablo Guelatao. El 20 de junio de 1866, escribe a sus hijos un documento corto y memorable: Apuntes para mis hijos. En ese texto recuerda ese día de junio para recordar que para él no existía la menor posibilidad para poder aprender a hablar y escribir en español. Por eso, caminó sin cesar para llegar a la ciudad de Oaxaca, a la casa del genovés Antonio Maza, donde una hermana suya, María Josefa, trabajaba de cocinera.

El niño Juárez, explicó al señor Maza, comerciante blanco y rico su deseo de estudiar. Fue el primer diálogo moderno entre dos clases. Atendieron su demanda. Buscaron cómo dar respuesta al deseo de un niño de las montañas de Ixtlán que tenía, en su cabeza, «el deseo vehemente de aprender».  No había dónde. En la Escuela Real, según su voz en el silencio de la educación selectiva, aprender era aprenderse de memoria el Catecismo del Padre Ripalda. 

Su búsqueda de educación, «para aprender la gramática latina, antes que la gramática española» constituye un itinerario impresionante y terrible, para poseer la palabra escrita. La única opción que tenía Juárez para seguir estudiando era el Seminario, pero tuvo la fortuna de encontrar, en su camino, al Instituto de Ciencias y Artes, una alternativa nueva para acceder al conocimiento sin ataduras. Transitó al nuevo Instituto, desde el Seminario en una gran polémica cultural para convertirse, en 1834, en abogado. Ese largo periplo educacional discurre en el cuadro de una inmensa transformación personal. El elogio que hace, Juárez, del Doctor José Juan Canseco al inaugurarse el Instituto de Ciencias y Artes, sigue vigente, por el hecho, enorme, de aparecer una nueva enseñanza ciudadana, libre de dogmas, y de prejuicios.

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba