Portada

PÁNICO EN LAS BOLSAS DEL MUNDO

  • Ante la latente quiebra de China Evergrande Group, un auténtico coloso inmobiliario con una deuda de 300 mil millones de dólares, que podrían acabar por herir de muerte la economía mundial
  • La compañía está inmersa en una crisis de liquidez que le ha hecho correr para conseguir fondos en aras de satisfacer a sus numerosos prestamistas y proveedores

Redacción/Sol Yucatán

Pánico a nivel mundial. Trece años después de la caída de Lehman Brothers, primera pieza de una crisis mundial que sacudió los cimientos del capitalismo, los mercados globales contienen la respiración y empiezan a caer en pánico ante la latente quiebra de China Evergrande Group, un auténtico coloso inmobiliario con una deuda de más de 255 mil millones de euros (300 mil millones de dólares) e implicaciones sistémicas en China, que podrían acabar por herir de muerte la economía.

Bajo la sombra del ‘too big to fail’, su rescate a manos del gobierno de Pekín se está convirtiendo en una agonía a marchas forzadas, por el inmenso potencial de tornarse en un desastre financiero y económico para el gigante asiático con ramificaciones más allá de sus fronteras.

El final para los acreedores del gigante inmobiliario chino ha llegado justo cuando los comerciantes están en estado de alerta antes de la reunión de la Reserva Federal esta semana.

La compañía está inmersa en una crisis de liquidez que le ha hecho correr para conseguir fondos en aras de satisfacer a sus numerosos prestamistas y proveedores. El jueves debe pagar 83.5 millones de dólares de intereses por su bono de marzo de 2022. Tiene otro pago de intereses de 47.5 millones de dólares que vence el 29 de septiembre por los bonos de marzo de 2024. Ambos bonos entrarían en mora si Evergrande no liquida los intereses en los 30 días siguientes a las fechas de pago previstas.

Una gran semana para los mercados globales ha tenido un comienzo desordenado a medida que las acciones se desploman en todo el mundo y estallan las ofertas de refugio. Esto, como consecuencia de los problemas del Grupo Chino Evergrande, el colapso de los precios del mineral de hierro y los temores sobre el techo de la deuda estadounidense.

La angustia por el desarrollador más endeudado del mundo se está extendiendo a medida que los principales responsables políticos chinos guardan silencio sobre si el gobierno intervendrá para evitar un colapso desordenado.

Ha provocado la mayor venta masiva de acciones inmobiliarias de Hong Kong en más de un año y arrastró todo, desde los bancos hasta Ping An Insurance Group Co. y la deuda en dólares de alto rendimiento.

Los futuros de las acciones estadounidenses cayeron, lo que apunta a una extensión de las pérdidas recientes en Wall Street, ya que las preocupaciones sobre el endeudado sector inmobiliario de China se extendieron a los mercados globales.

Wall Street cerró con pérdidas.

Los futuros del S&P 500 cayeron un 1.4% el lunes, luego de que el indicador general de acciones registrara su mayor caída de dos semanas desde febrero. Los futuros del Promedio Industrial Dow Jones perdieron un 1,6% y los contratos para el Nasdaq-100 centrado en la tecnología cayeron un 1.2%.

Estos niveles apuntan a que los índices bursátiles estadounidenses están teniendo su peor día en semanas. El S&P 500 no ha caído más del 1% desde el 18 de agosto, cuando cayó un poco menos del 1.1%.

En otras señales, los inversores estaban pasando de activos más riesgosos a activos más seguros, los precios del petróleo cayeron, los rendimientos de los bonos del Tesoro se derrumbaron y el dólar se fortaleció.

Botón volver arriba