Portada

PANTEONES EN EL ABANDONO

  • Internándose al camposanto se ve monte, hojas caídas y envases de refresco, tumbas abiertas y destruidas, con mensajes de afecto hacia el difunto, mismo que se esfumó con el paso del tiempo.

Redacción/Sol Yucatán

La poca atención, las medias por parte de las autoridades y el olvido de los seres queridos de las personas que duermen eternamente en los cementerios de la ciudad, hacen que éstos se conviertan en ruinas en medio del monte.

El pasado 2 de octubre el alcalde de Mérida anunció que con motivo de la cercanía de la conmemoración de los fieles difuntos se realizarían jornadas extraordinarias de limpieza y mantenimiento en los cementerios de la ciudad, dijo que 15 días atrás habían comenzado con trabajo de desmonte, recoja de árboles caídos, pintura en oficinas, entre otros trabajos.

El Cementerio General es una muestra que limpiaron solo “donde va a pasar la suegra” la calle principal luce limpia, desmontada, donde se ubican las oficinas las estaban pintando.

Internándose al camposanto se ve monte, hojas caídas y envases de refresco, tumbas abiertas y destruidas, con mensajes de afecto hacia el difunto, mismo que se esfumó con el paso del tiempo.

Héctor Chan Sulub, dijo con indignación que el panteón parecía un monte, en otros tiempos desde un mes antes ya se encontraba limpio, el Cementerio General por carecer de pasillos pavimentados crece rápido la hierba a diferencia de Xoclán que sus pasillos son de cemento.

Mientras juntaba la hierba del pasillo donde se encuentra el sepulcro de su esposa comentó que la próxima vez que fuera de visita llevaría cemento y grava para formar una terraza y evitar que crezca la hierba.

Señaló que es responsabilidad del administrador del cementerio reportar a las autoridades el mal estado en que se encuentra el lugar, pues hay pocos trabajadores.

Vicente Ramírez Hernández, yerno de Héctor trepado en tumba con machete en mano cortaba la maleza hasta del vecino difunto, dijo que cuando se va enterrar a una persona hay que pagar no es gratis por lo que debería estar limpio el cementerio.

“Ahora para que te puedas morir tienes que comprar un pedazo de terreno, el municipio no te lo va a regalar”, aseveró.

Héctor mencionó que hace 25 años compró el terreno cuando murió su mamá y ahí también reposan su hijo, su cuñado y su esposa quien hace tres años que falleció.

Desde que murió su mamá él visita el cementerio y recuerda que para estas fechas el lugar ya está limpio, agregó que hay trabajadores del ayuntamiento que reciben su sueldo pero también andan pidiendo apoyo a los visitantes.

Consideró que deberían poner terraza en todos los pasillos y así evitar la hierba, también dijo que deberían vigilar a los trabajadores que no hacen adecuadamente su trabajo.

La imagen del Panteón Florido fue similar a la del antes citado pues había maleza por todos lados.

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba