Portada

EDITORIAL: PODER JUDICIAL, EN PELIGRO

Redacción/Sol Yucatán

El gobernador Mauricio Vila Dosal se ha convertido en el peor enemigo del Poder Judicial y la democracia en Yucatán. Con su reciente propuesta de colocar a su primo, Alberto Salum Ventre, claramente trata de imponer su presencia y así tener a alguien afín en uno de los puestos vacantes para magistrado; queda en evidencia que a Vila Dosal no le importa guardar las formas, con tal de concentrar todo el poder en sus manos.

En realidad, los gobernadores siempre han designado a gente cercana a ellos en los puestos donde tienen la facultad para impartir justicia, pero antes cuidaban las formas. Ahora, las designaciones de Vila Dosal de “amigos” y parientes sin perfil para los puestos con el único requisito de haber estudiado en la universidad privada del periférico, son desagradables.

Alberto Salum Ventre no tiene experiencia, y menos preparación, se pudo averiguar en el directorio de la Consejería Jurídica del Estado, que  ocupa el puesto de subconsejero de Servicios Legales y Vinculación Institucional, ¬¬–además de haber laborado como coordinador de Programas y Áreas de Apoyo en la Secretaría de Desarrollo Social (Sedesol)–, también trabajó en la iniciativa privada, pero no dice dónde ni cuándo.

Como se puede ver, Salum Ventre no tiene una carrera judicial ni laboral, pues su único mérito es el vínculo familiar que lo une con Vila Dosal, pero nada de eso importa al Gobernador con tal de tener el control del Poder Judicial del Estado.

Es por ello que hay un descontento en el Poder Judicial, porque se quejan de que en las ternas que han llegado al Congreso del Estado aparecen nombres de empleados del gobierno, amigos de altos funcionarios y ahora hasta familiares que son palomeados por la mayoría legislativa del PAN y sus aliados. También hay protestas porque a ningún juez se le ha tomado en cuenta en las ternas que propone el Ejecutivo al Poder Legislativo.

Incluso hay críticas contra los que aparecen como rellenos en las ternas de propuestas de magistrados, pues únicamente aparecen ahí para cumplir un requisito cuando ya se conoce de antemano la decisión desde que los nombres llegan al Congreso.

Es tan tensa la situación que se vive en el Poder Judicial que ya otros pretenden seguir los pasos del juez Santos Alfredo May Tinal, quien promovió un amparo por el procedimiento de designación de los nuevos magistrados.

Como se recordará, el juez Santos May Tinal presentó una demanda de amparo debido a la omisión de reglas y criterios claros para establecer el perfil idóneo para la integración de ternas de los candidatos a ocupar las magistraturas vacantes, luego que dos magistrados solicitaran su retiro prematuro.

Ante tantas irregularidades jurídicas, el Juzgado Cuarto de Distrito del Poder Judicial de la Federación ordenó la suspensión provisional del procedimiento de designación de magistrados al considerar que dicho proceso es discriminatorio.

Así de grave es el tráfico de influencias y nepotismo del gobernador, tan cegado por la soberbia, que ya ni las formas guarda en la descarada repartición de los puestos a magistrados como si fuera una empresa de su propiedad.

En otras palabras, el gobernador pretende manejar la asignación de los magistrados desde su agenda personal, con base al nepotismo, amiguismo y favoritismo, haciendo a un lado la experiencia y el grado académico de cada uno de los aspirantes.

Yucatán está siendo controlado por una sola persona. Algo muy peligroso para la democracia que ya no existe en el Estado, porque no puede haber democracia cuando una sola persona concentra el poder y gobierna en base a deseos personales y no con la Ley en la mano. Pero la historia ha demostrado como han caído grandes imperios, que han sucumbido ante la soberbia de sus líderes.

El Partido Acción Nacional surgió en 1939 como una reacción al totalitarismo del partido oficial. ¿Qué dirían Manuel Gómez Morín y los demás fundadores del partido blanquiazul ante la destrucción de la democracia emprendida por Vila Dosal en Yucatán?

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba