Portada

PREMIAN A TRAMPOSOS

  • El Idefeey desestimó los señalamientos de corrupción que hizo la Auditoría Superior de la Federación (ASF) en contra de dos importantes empresas vinculadas con negocios en el sureste mexicano.
  • La dependencia entregó contratos por adjudicación directa por montos superiores a los 24 millones de pesos.
  • Una de las empresas beneficiadas duplicó los motivos de contratación; era la única que acudía a los concursos de licitación, por lo cual, siempre resultó ganadora

Redacción/Sol Yucatán

Mérida.- El Instituto para el Desarrollo y Certificación de la Infraestructura Física Educativa De Yucatán (Idefeey), bajo la dirección de Luis Jorge Montalvo Duarte, desestimó los señalamientos de corrupción que hizo la Auditoría Superior de la Federación (ASF) en contra de dos importantes empresas vinculadas con negocios en el sureste mexicano.

Con todas las advertencias de por medio, el instituto le encargó obras a las empresas Next Cloud, S.A. de C.V., y Promologistics. S.A. de C.V., ambas originarias de la Ciudad de México, con lo cual, también se desestimó la capacidad de los empresarios locales.

En total, por cuatro contratos adjudicados de manera directa a favor de dichas empresas, la dependencia estatal pagó un total de 24 millones 173 mil 116.94 pesos; de estos, Next Cloud tuvo que obtener tres contratos para ganar 12 millones 109 mil 744.40 pesos, mientras que en uno solo, Promologistics cobró 12 millones 063 mil 372.54 pesos.

Según su portal de internet, la primera empresa presume tener experiencia en labores profesionales para “planear, gestionar y controlar de una manera segura, ágil y eficaz una buena administración de tu empresa”.

La segunda, se describe como experta en “ayudar a (sus) clientes a enfrentar sus retos de operación, mejorando y simplificando sus procesos en la cadena de suministro”.

“Para nosotros cada cliente es importante y cada uno cuenta con diferentes necesidades propias del giro de su negocio, (…) sabemos que es muy importante hacer un traje a la medida que atienda, solucione y mejore cada una de los puntos que tu negocio necesita para ser más eficiente y exitoso”.

En el mismo portal, la empresa asegura tener sus oficinas principales en avenida Constituyentes, colonia Lomas Altas, en la alcaldía Miguel Hidalgo con código postal 11950 en la Ciudad de México.

De acuerdo con la ASF, en 2020, se detectó que en el Idefeey hubo anomalías en la entrega de recursos durante el momento más grave derivado de la pandemia por la COVID-19.

Lo anterior, luego de que los recursos recibidos del gobierno federal, se entregaron mediante adjudicación directa, una manera legal pero poco recomendable, ya que evita conocer mejores opciones tanto en precio como calidad de trabajo.

Además, se encontró una serie de adelantos de dinero “indebido”, ya que había quedado de manifiesto que dichas empresas no eran capaces de cumplir con las obligaciones de transparencia necesarias para obtener contratos con dependencias públicas.

“Una vez analizadas las evidencias documentales y aplicado el instrumento de valoración determinado para esa revisión, se obtuvo un promedio general de eficacia de esa dependencia de 24 puntos, para un total de 100, lo que ubica al Instituto en un nivel bajo.”

Una de las anomalías destacadas ocurrió con la compra de equipamiento para el laboratorio de idiomas, sala de usos múltiples y hub emprendedor de la Universidad Tecnológica del Poniente, en Maxcanú, Yucatán.

Dicho contrato, fue adjudicado en favor de la empresa Next Cloud, S.A. de C.V., a través de una invitación a cuando menos tres personas. Aunque cabe mencionar que los documentos públicos ya fueron borrados del portal del INAI, lo cual, refuerza las acusaciones.

El monto de dicho acuerdo, asignado con el número IA-931037999-E27-2019, fue de cuatro millones 430 mil, 848.52 pesos, a pesar de que la empresa no es especialista en el desarrollo de sistemas informáticos de planeación y control administrativo.

“No se ajustó a los montos mínimos y máximos correspondientes ni se acreditó el supuesto de la excepción a la licitación pública, en incumplimiento de la Ley de Adquisiciones, Arrendamientos y Servicios del Sector Público y del Presupuesto de Egresos de la Federación para el Ejercicio Fiscal 2020”, según lo que reportó el Idefeey.

Los restantes dos contratos, firmados entre ambas partes el 6 de enero de 2021, ya fueron entregados a través de un “amañado” concurso de licitación pública.

El documento acordado con el número de compra interna LA-931037999-E20-2020, tuvo un costo final, ya con impuestos añadidos, de tres millones 839 mil 618.36 pesos.

“Adquisición de equipo especializado y herramienta para el área industrial de la Universidad Tecnológica del Centro de Izamal en Yucatán”, fue el objeto del contrato público reportado en la base de datos de la Plataforma Nacional de Transparencia (PNT).

El tercer contrato, registrado bajo el número LA-931037999-E19-2020, se adjudicó por un valor similar al anterior: tres millones 839 mil 277.52 pesos.

Esta compra se justificó para la adquisición de mobiliario, equipo de cómputo y especializado para la dirección de carreras, rectoría y vinculación de la Universidad Tecnológica del Poniente de Maxcanú, también en Yucatán.

Con base en los documentos entregados por el proceso de licitación exhiben que a la convocatoria de dicha licitación, se registraron 12 empresas originarias de otros estados del país, pero, para sorpresa, únicamente la empresa de la Ciudad de México acudió a la presentación de la oferta económica y técnica.

Y de nueva cuenta, en la licitación que sirvió para la adquisición de equipo especializado y herramienta para el área industrial de la Universidad Tecnológica del Centro –de casi cuatro millones de pesos– resultó en los hechos, una adjudicación directa.

En el contrato con la empresa Promologistics, se justificaron los casi 13 millones de pesos en el supuesto “mejoramiento de la Universidad de las Artes de Yucatán, ubicada en la localidad y municipio de Mérida, Yucatán”. Dicho acuerdo (número LO-931037999-E407-2020) se celebró el 2 de febrero de 2021, casi un año después de las advertencias de la Auditoría Superior de la Federación.

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba