Nacionales

Q. ROO: CUIDA MÁS JARDINES… QUE LA HISTORIA

  • El Instituto Nacional de Antropología e Historia gasta más en jardinería que en el acervo de la historia de nuestro país al destinarle a 4 empresas más de 15.9 mdp

Redacción/Sol Quintana Roo

Ciudad de México.- Una de las dependencias federales más olvidadas de la Cuarta Transformación (4T) es sin duda el Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH), que genera una riqueza importante a las arcas de la Hacienda Pública.

Sin embargo, en la tesitura de la corrupción que no se puede erradicar, resulta que la dependencia gasta más en jardinería que en el cuidado de la historia de nuestro país.

Y es que mediante Licitación Pública Nacional Electrónica, amañada, el Instituto Nacional de Antropología e Historia de Diego Prieto Hernández, otorgó contratos por más de 15 millones 962 mil 419 pesos con 92 centavos a una empresa de servicios de limpieza por trabajos de jardinería en al menos 8 centros INAH del país.

La firma favorecida por trabajos de jardinería en inmuebles del INAH ubicados en la Ciudad de México, Colima, Guerrero, Morelos, Zacatecas, Campeche, Yucatán y Quintana Roo, es eternamente Mersan Servicios S.A. de C.V., que resulta ser una de las grandes favoritas del INAH en los últimos tres años.

No es para menos, la firma propiedad de Mónica del Pilar Mérida Santos como accionista mayoritaria y las hermanas Areli y Arlin Ruiz López, ha celebrado un total de 68 contratos por un total de 117.1 millones de pesos entre 2011 y 2021, obteniendo más la mitad de sus ingresos del INAH precisamente.

De acuerdo al portal “Quién es Quién”, sus mayores clientes a lo largo de estos años han sido el Instituto de Seguridad y Servicios Sociales de los Trabajadores del Estado (ISSSTE), la Comisión Nacional de Cultura Física y Deporte (Conade), la Secretaría de Relaciones Exteriores (SRE), la Secretaría de Educación Pública (SEP), el Instituto Politécnico Nacional (IPN), la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP), y el Instituto Nacional de las Personas Adultas Mayores (Inapam).

Pero la que la convirtió en su favorita en los últimos tres años y de la que ha recibido al menos 60 millones de esos 117 millones en los 10 años de tenerse registro de su actividad como proveedor de contratos con entidades públicas, ha sido el Instituto Nacional de Antropología e Historia que de un primer acuerdo por 163 mil 756.80 pesos en enero de 2018, ha beneficiado a Mersan Servicios, con al menos 8 contratos que superan los 5 millones de pesos, cuatro que rondan los 3 millones y tres con montos superiores a los 700 mil pesos.

Solo en 2018, el INAH le regaló 7 contratos, el de 163 mil pesos efectuado el 1 de enero; dos firmados el 15 de marzo, uno por 2.6 millones de pesos y el otro por 3.5 millones; el 1 de abril se firmaron tres más por el orden de los 717 mil 120 pesos, 5 millones y 5.6 millones de pesos respectivamente; más otro que se signó el día 1 de junio por 850 mil 703 pesos.

En 2019 recibiría tres contratos de parte del INAH de Diego Prieto Hernández, celebrados el mismo 15 de marzo, uno por 2.9 millones de pesos, otro por 7 millones y uno más por 8 millones de pesos. Casi 18 millones de pesos en solo tres acuerdos.

A días de que se declarara la cuarentena que ha durado año y media en acciones tomadas a modo de disminuir los riesgos de la enfermedad del Covid-19, Mersan Servicios S.A. de C.V., recibió otros tres contratos similares a los que recibió en 2019, pero esta vez ya fueron casi 19.5 millones de pesos. Uno le fue otorgado por 3.5 millones de pesos, otro por 7.5 millones y otro más por 8.4 millones de pesos.

Dichos contratos fueron por el mismo tiempo de servicio y para hacer los mismos trabajos que los estipulados en los tres contratos similares del 2019, pero ahora cada uno de ellos presentaba un incremento de al menos 500 mil pesos por servicio. Incrementos que claro está, no se vio reflejado en los salarios de quienes verdaderamente llevan a cabo los trabajos estipulados en los contratos.

Y por supuesto que para este 2021 el INAH no iba a dejar de favorecer a su empresa jardinera consentida, pues éste año le otorgó 14.1 millones de pesos, distribuidos en al menos 8 partidas distribuidas en dos contratos firmados el día 1 de marzo, uno por 6.6 millones y otro por 7.5 millones de pesos

De estos contratos se tiene copia de la Notificación de Fallo de la Licitación Pública Nacional Electrónica número LA-048D00001-E5-2021, la cual informa que Mersan Servicios S.A. de C.V., resultó ser la gran ganadora de entre tres licitantes que presentaron sus propuestas.

Las otras dos firmas fueron: Mossc S.A. de C.V. y Floriner S.A. de C.V. quien iba en propuesta conjunta con Floryjardín Paraíso Mexicano S.A. de C.V. e Interlamex S.A. de C.V., la cual pese a la unión de consorcios que mostraba, no tuvo la fuerza suficiente mas que para recibir un contrato de consolación.

Por su parte Mossc S.A. de C.V. fue desechada en una primera instancia al no poder solventar las trabas burocráticas que habría de enfrentar y que claramente estaban ahí para favorecer por tercer año consecutivo a la empresa de Mónica del Pilar Mérida Santos y las hermanas Areli y Arlin Ruiz López.

Solo basta ver que, aunque en la licitación pública nacional se deja constancia de la participación de estas tres empresas. Mossc S.A. de C.V., fue descalificada por supuestamente presentar requerimientos distintos a los solicitados, y no haber presentado constancia de complementar diversos cursos obligatorios para ejercer el trabajo, aunque eso fuera innecesario en labores de jardinería.

Los cursos supuestamente requeridos y que seguramente ninguno de las personas empleadas para realizar los trabajos han de conocer ni de nombre, fueron: “Prevención y vigilancia de brotes en empresas”, “Todo sobre la prevención del Covid-19”, “Recomendaciones para un retorno seguro al trabajo ante Covid-19”, así como el registro a la “Plataforma Educativa CLIMSS”.

A Mossc también se le reprobó –entre muchos puntos más-, el no haber presentado documentación que acreditara el cumplimiento de las certificaciones NOM-052-SEMARNAT-2005 que habla sobre la identificación y clasificación de residuos peligrosos, y la NOM-005-STPS-1998, relativa a las condiciones de seguridad e higiene en los centros de trabajo; cuando el contrato ni establecía manejo de residuos peligrosos y los trabajos serían al aire libre, jardinería pues.

Osea, todo se trató de una licitación al más puro estilo del tortuguismo burocrático que caracterizaba a los gobiernos priistas, donde solo salían adelante las empresas que sabían que todos estos topes burocráticos son fácilmente solventados con comidas en restaurantes elegantes acompañados de sus respectivos sobres bien rellenos.

Y seguramente de ello tienen amplio conocimiento las propietarias de Mersan Servicios S.A. de C.V., luego de venir recibiendo grandes contratos por parte del INAH en tres años consecutivos.
¿De cuánto habrá sido el diezmo por un contrato por el orden de los 14 millones 158 mil 400 pesos? Solo ellas y el director del INAH, Diego Prieto Hernández, lo saben.

Por lo pronto, de acuerdo al documento LA-048D00001-E5-2021, se tiene que los “Servicios de Jardinería en diversos inmuebles de la Ciudad de México y Área Metropolitana, del Instituto Nacional de Antropología e Historia”, integran un contrato por 6 millones 648 mil pesos por trabajos a realizar del 1 de marzo al 31 de diciembre de 2021”.

Un segundo contrato por 7.5 millones de pesos, conjunta las partidas 3 a 7 y 9 y 10 por “Servicios de Jardinería en Centro INAH de los estados de Campeche, Quintana Roo, Yucatán, Colima, Guerrero y Morelos”, así como los “Servicios de Jardinería en Museo Regional de Guadalupe, Zacatecas”.

Todos con costos distintos. El de Campeche por 3 millones 864 mil pesos, Quintana Roo ($901,600.00), Yucatán ($644,000.00), Colima ($772,800.00), Guerrero ($257,600.00), Morelos ($772,800.00) y el del Museo en Zacatecas por 297 mil 600 pesos, que en su conjunto suman 7 millones 510 mil 400 pesos.

Por su parte a Floriner S.A. de C.V. que fue en conjunto con Floryjardín Paraíso Mexicano S.A. de C.V. e Interlamex S.A. de C.V., al menos la unión les valió el hacerse con el contrato que estipulaba los “Servicios especializados de Jardinería en el Museo Nacional de Historia, Castillo de Chapultepec” por 1 millón 910 mil 321.20 pesos.

Sin duda alguna el Instituto Nacional de Antropología e Historia que dirige Diego Prieto Hernández, sigue dando de qué hablar en hechos de corrupción de los cuales abundan las acusaciones contra cada uno de sus directores regionales de otorgar entradas VIP a sitios arqueológicos por más de 5 mil pesos, y de poner trabas burocráticas a la hora de otorgar el visto bueno del INAH para diversos proyectos y que solo se destraban mediante cenas caras con obsequios de por medio.

Táctica que seguro también utiliza a la hora de otorgar contratos por servicios de jardinería en los distintos sitios arqueológicos del país. Solo así se explica tanto dispendio en cuatro años a través de la empresa propiedad de Mónica del Pilar Mérida Santos y las hermanas Areli y Arlin Ruiz López.

Empresa que informa estar inscrita en el Registro Público de Comercio con Folio Mercantil Electrónico 20752, con fecha 17 de febrero 2011 ante el fedatario número 111104164 en Naucalpan de Juárez, Estado de México.

Que cuenta con un objeto social que dice dedicarse al “Servicio de limpieza de inmuebles, asociaciones, organizaciones y cámaras de productores, comerciantes y prestadores de servicios; alquiler de equipo para el comercio y los servicios; comercio al por mayor de maquinaria y equipo para otros servicios y para actividades comerciales; servicios de instalación y mantenimiento de áreas verdes; servicios de fumigación agrícola; otros servicios de limpieza”.

Y que para todo lo relativo a convenios y acuerdos firmados, establece como su domicilio fiscal el ubicado en Cerrada Central 1-C, piso 3, Naucalpan de Juárez, estado de México, C.P 53330.

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba