----------

CAE QUINTA IMPLICADA EN HOMICIDIO DE ARISTÓTELES SANDOVAL

Redacción/Sol Yucatán   Jalisco. - Una quinta trabajadora del restaurante bar Distrito 5 fue capturada hoy en Puerto Vallarta por encubrir a los sujetos que asesinaron...

Q. ROO: DESCARADA ENTREGA DE CONTRATOS DE JOSÉ ESQUIVEL

InicioNacionalesQ. ROO: DESCARADA ENTREGA DE CONTRATOS DE JOSÉ ESQUIVEL
  • Salen a la luz más contratos entregados por José Esquivel Vargas, expresidente municipal de Felipe Carrillo Puerto, a su proveedor privado Alberto Medina Acosta, quien le dejó, literalmente, “tirada la chamba”.
  • Un derroche de casi mil millones de pesos, atrasos que durarán meses –si no es que años– y una promesa incumplida caracterizan la rehabilitación del camino a la localidad de Melchor Ocampo, la cual concedió a su allegado, quien está lejos de concluir el proyecto, con apenas 30% de avance.
  • Medina Acosta era visto por José Esquivel Vargas como un todólogo o un todopoderoso, pues también le asignó al menos siete obras más, todas en diferente rubro.

Redacción/Sol Quintana Roo

Felipe Carrillo Puerto.- Salen a la luz más contratos en total perjuicio de las zonas rurales, entregados por José Esquivel Vargas, expresidente municipal de Felipe Carrillo Puerto, a su proveedor particular Alberto Medina Acosta, quien le dejó, literalmente, “tirada la chamba”.

Un derroche de casi mil millones de pesos, atrasos que durarán meses –si no es que años– y una promesa incumplida caracterizan la rehabilitación del camino a la localidad de Melchor Ocampo, la cual concedió a su allegado, sin importar el daño que dejaría a los pobladores de la zona, quienes requieren de un paso seguro para transportar sus productos, como la miel, y trasladarse a sus empleos en otras partes del Estado, y así impulsar la economía de su comunidad.

Fue a través del contrato OP-FCP-FISMDF21-LP-18/2021, signado el 24 de mayo pasado, que el entonces alcalde concedió la reparación del camino rural, de acceso a la localidad de Melchor Ocampo, con doble riego de sello premezclado, a Alberto Medina Acosta, a quien se le pagarían nueve millones 995 mil 524.96 pesos por asumir el compromiso de iniciar la obra el día 31 de ese mes y finalizar el 28 de agosto pasado.

Sin embargo, el proyecto no sólo tiene dos meses de atraso, sino que también está lejos de concluir, pues, de acuerdo con el último reporte conciliado físico-financiero de obras y acciones de la Dirección de Obras Públicas del municipio, apenas tiene un avance del 33 por ciento. ¿Qué habrá recibido Esquivel a cambio de guardar silencio ante tal desfachatez?

En febrero pasado, los habitantes de Melchor Ocampo acusaron al entonces edil de no cumplir con el inicio del proyecto, que estaba programado para el 25 de enero, pero que hasta ese momento no se había siquiera iniciado, a pesar de que tenían una minuta firmada por Esquivel Vargas en la que se comprometía a arrancar ese día con los trabajos; una muestra más del valor de su palabra.

Para el 16 de junio, días después de haber firmado el contrato con uno de sus proveedores favoritos, el exedil se apersonó en Melchor Ocampo, según él para supervisar el avance de la vía. En sus redes sociales presumió un camino de terracería, con terreno irregular y nula iluminación; proyecto que jamás volteó a ver nuevamente.

Y si bien el contrato firmado con Alberto Medina Acosta establece que el atraso injustificado es factor de rescisión, es bien sabido que “Chak Me’ex” no movería ni un dedo para revocarlo, pues debía múltiples favores a empresarios, a quienes concedió millonarias obras, aunque éstas fueran por demás burdas.

De esto dio evidencia Sol Quintana Roo, que en ediciones anteriores demostró con documentos que, en 2020, mientras los carrilloportenses veían mermados sus ingresos a causa de la pandemia, el exedil decidió darse un regalito con la remodelación del Palacio Municipal, en la que invirtió tres millones 294 mil 753 pesos y la cual puso a cargo de Alberto Medina Acosta.

Medina Acosta era visto por José Esquivel Vargas como un todólogo o un todopoderoso, pues también le asignó al menos siete obras más, todas en diferente rubro.

De acuerdo con la Plataforma Nacional de Transparencia, en octubre de 2019, le concedió la ampliación y mejoramiento del Centro de Salud de la localidad de Chan Santa Cruz, por un monto de tres millones 396 mil 479.94 pesos.

Para 2020 subió la apuesta para su amigo y le dio cuatro jugosos contratos: Dos de ellos, por un valor de tres millones 396 mil 479.94 pesos, nuevamente para la ampliación y mejoramiento del Centro de Salud de la localidad de Chan Santa Cruz; otro por 683 mil 158.73 pesos para el acondicionamiento de espacio físico público de la Dirección de Servicios Públicos municipales, sección General, sección Hacienda y Dirección Catastro, y uno más para la construcción de guarniciones y banquetas señaléticas (Segunda etapa), tramo I, en la localidad de Felipe Carillo Puerto en la colonia centro (Tramo II), por un monto de 5 millones 249 mil 136.61 pesos.

En 2021, antes de irse, le concedió un nuevo acuerdo para la construcción de guarniciones y banquetas en la localidad de Felipe Carillo Puerto, en las colonias Francisco May, Leona Vicario, Juan Bautista Vega, Javier Rojo Gómez y Plan de Ayala, en el que recibió un pago de seis millones 274 mil 980 pesos.

Y mientras el exalcalde apapachaba a sus proveedores, el Ayuntamiento se ahogaba en deudas con la Comisión Federal de Electricidad, con la Comisión de Agua Potable y Alcantarillado, impuestos y con los empleados.

El desfalco fue tal, que ni siquiera había gasolina para los camiones de recolecta de basura o para las patrullas y las protestas en exigencia de pagos atrasados siguen a la orden del día, pues autoridades comunitarias denunciaron que hasta la fecha la actual administración, encabezada por Maricarmen Hernández, tampoco les ha pagado y se preguntan ¿por qué la actual alcaldesa no ha procedido legalmente contra su antecesor como lo prometió?