Nacionales

Q.ROO: FANTASMAS DE CORRUPCIÓN

  • Consiente presidenta municipal de Cozumel, Juanita Obdulia Alonso Marrufo, a empresa señalada por incumplir obras con contratos por más de 3 millones de pesos
  • Sin levantar denuncias contra la administración pasada, hoy aprueba a la misma empresa utilizada para aparentar al menos tres obras “fantasmas”

Redacción/Sol Quintana Roo

Cozumel.- Etasa Construcciones S.A. de C.V., se convirtió en la empresa consentida de la presidenta municipal de Cozumel, Juanita Obdulia Alonso Marrufo, pues en solo tres meses le otorgó tres contratos por más de 3.1 millones de pesos sin que esos trabajos hayan rendido frutos a la sociedad isleña.

El primero de ellos, en realidad se trata de una “herencia” dejada por su antecesor Pedro Joaquín Delbouis, a quien se creía fincaría responsabilidades por sus ataques verbales contra ella y su partido en época de campaña.

El tiempo demostró que en realidad están cortados con la misma tijera, pues no solo no levantó una querella en su contra, sino que hoy consiente a la misma empresa que Joaquín Delbouis, utilizó para aparentar al menos tres obras “fantasmas”.

La “herencia” la obtuvo a través del contrato MCO-DOP-FISMDF-LP/03-003-2021 que ampara las obras de “Construcción de guarniciones y banquetas en AGEB 0808” y “Construcción de guarniciones y banquetas en AGEB 0812”, aprobada en la quincuagésima séptima sesión ordinaria de cabildo del Ayuntamiento de Cozumel, celebrada el 16 de febrero de 2021.

Derivado de una evaluación de proposiciones en las que participaron Etasa Construcciones, S.A. de C.V., Siacoz, S.A. de C.V., y Soluciones Integrales en Concretos y Agregados, S.A.S. de C.V.; la empresa que resultaría “ganadora” nunca estuvo en duda.

Etasa Construcciones, propiedad de Cynthia Trujeque Torres y Jorge Leonides Chan Canul, asociados cercanos a Pedro Joaquín Delbouis, se convirtió en la favorita de éste para desviar dinero durante el trienio pasado.

Luego de criticarlo hasta el cansancio por obras “fantasmas”, incluso amenazar con denunciarlo por “violencia de género” en campaña; hoy Juanita Alonso Marrufo, pareciera querer emular cada uno de sus pasos. No solo no lo criticó, sino que le sirvió de muestra para ver lo buena que es la empresa para hacer “negocios a modo” con ella. Por ello el contrato firmado el 23 de marzo de 2021 con un costo de 1 millón 99 mil 981 pesos.

Sin más crítica, preámbulo o investigación alguna, ante los señalamientos que colocaban a Etasa Construcciones como una empresa que factura operaciones simuladas; Juanita Alonso Marrufo no solo descartó dichas acusaciones, sino que la ratificó para seguir trabajando con ella.

El 25 de noviembre de 2021, le entregó los acuerdos MCO-DOP-FISMDF-LP/10-011-2021 y MCO-DOP-FISMDF-LP/12-013-2021, por 1 millón 403 pesos y 609 mil 640 pesos respectivamente. El primero por la “construcción de guarniciones y banquetas en AGEB 1026” y el otro por la misma razón, pero en la zona denominada AGEB 1098.

Para ambos contratos se celebró una licitación pública estatal en las que participaron Siacoz, S.A. de C.V., Arqcoz, S.A. de C.V., Villacosta, S.A. de C.V. y Etasa Construcciones, S.A. de C.V., siendo ésta última la beneficiada, al presentar en ambos casos, las propuestas más económicas.

De acuerdo a su Registro Público de la Propiedad, Etasa Construcciones fue conformada el 10 de abril de 2008 mediante la escritura 10597, de la que dio fe Marilyn Rodríguez Marrufo en la Isla de

Cozumel, como es posible corroborar a través del Folio Mercantil Electrónico 3351.

En el documento, los propietarios Cynthia Trujeque Torres y Jorge Leonides Chan Canul, manifiestan como actividad social, el “Realizar todas las actividades y celebrar los actos jurídicos que sean necesarios para alcanzar los fines sociales, sin otra limitación que lo dispuesto por la legislación mexicana, así como los tratados y convenios internacionales de que México sea parte”.

Y como actividades a realizar mencionan la construcción en general y transporte de material para la construcción; así como la compra y venta de todo tipo de equipo para construcción. Rubros que ha sabido aprovechar para hacer negocios al amparo del poder.

Prueba de ello, los contratos MCO-DOP-FORTAMUNDF-IT/01-002-2020, MCO-DOP-RP-AD/01-001-2020, y el MCO-DOP-FISMDF-IT/06-007-2020, por 773 mil 101 pesos, 681 mil 836 y 2 millones 140 mil 852 pesos; a través de los cuales Pedro Joaquín Delbouis, les entregó en plena época de pandemia por el Covid-19, tres obras para la ampliación y rehabilitación del panteón municipal “Mansión de Paz”, que se caracterizaron por ser obras fantasmas.

Dichos contratos sumaron en conjunto 3 millones 595 mil 789 pesos, que contrastaron con los 4 millones 165 mil 377 pesos que la empresa llevaba registrados hasta entonces como proveedor entre los años 2009 y 2016; en los que su mayor obra hasta entonces fue el mejoramiento del parque Chentuk, por el cual recibieron 1 millón 324 mil 209 pesos.

Sin duda es aplaudible que los ayuntamientos entreguen obra pública a empresas locales, lo que no es loable, es que muchas de estas empresas solo se prestan para aparentar obras que al final quedan inconclusas, o resultaron ser de mera apariencia.

Sin duda los electores que dieron su voto de confianza a Juanita Alonso Marrufo, pensando que ella sería la diferencia, hoy deben estar arrepentidos ante los casos de corrupción y nepotismo que comienzan a acumularse en su contra.

Habiendo asumido la presidencia municipal de la Isla de las Golondrinas el 30 de septiembre de 2021, dijo lo mismo que la mayoría de servidores públicos al llegar al poder: “No seré una gobernante de escritorio, saldré a las calles a trabajar junto al pueblo y mi gobierno será de puertas abiertas”; poniendo como prioridad el brindar seguridad a los cozumeleños.

Seis meses después, servidores públicos de la administración municipal que encabeza, están bajo investigación de la Contraloría por presunta responsabilidad administrativa.

“Actualmente se encuentran sujetos a investigación servidores públicos de la presente administración, misma investigación que se encuentra en desarrollo; ahora bien, concluidas las diligencias, las autoridades procederán al análisis de los hechos, así como de la información recabada, a efecto de determinar la existencia o inexistencia de actos u omisión que la ley señale como falta administrativa y, en su caso, calificarla como grave o no grave”.

Relata el oficio AC/PM/UTAIP/2021/00277 de la Plataforma Nacional de Transparencia, que da respuesta a la solicitud de información 231288500009621.

También se le ha señalado por nepotismo, al meter a familiares directos a la nómina del Ayuntamiento. Uno de ellos, fue el sonado caso de su sobrino Miguel Alejandro Alonso Coral, a quien le dio el cargo de jefe de compras de la Oficialía Mayor con un salario de 18 mil pesos mensuales.

Al ser noticia el señalamiento y nombre del familiar de la Edil, éste renunció al cargo, más no se supo que regresara los más de 72 mil pesos cobrados a lo largo de 4 meses y medio de haber disfrutado de un cargo público regalado por su tía.

Por ello la Fiscalía Anticorrupción determinó que para resarcir el daño se debía reintegrar el salario devengado durante el tiempo que cobró para que se extinguiera el delito; de no hacerlo, existe un daño al patrimonio municipal o mal manejo del mismo, que podría llevar a Juanita Alonso Marrufo a enfrentar cargos y sanciones por su responsabilidad en ese caso en particular.

En casos como éste, la Presidenta Municipal, podría enfrentarse a que la Fiscalía Anticorrupción del Estado, la llegue a inhabilitar por un periodo de al menos cinco años.

Al menos eso es lo que busca el presidente del Partido Acción Nacional en la isla, Miguel Ángel Canté Ávila, quien se ha pronunciado en distintas ocasiones porque a Juanita Alonso Marrufo se le investigue y castigue por parte del Comité de Ética y de Prevención de Conflictos de Intereses de la Administración Pública del municipio de Cozumel 2021-2024, y turnar el caso a la Fiscalía Anticorrupción.

Y es que, de acuerdo con información oficial del municipio, entre el 30 de septiembre de 2021 y el 4 de enero de 2022, varias personas identificadas como familiares de la Presidenta Municipal fueron dadas de alta en la nómina; entre ellos, el citado sobrino directo Miguel Alejandro Alonso Coral y Alex Cureño Cureño, sobrino político de la alcaldesa, nombrado jefe del departamento de relaciones públicas de la Subdirección de Turismo.

Tres parientes más: Francis Eugenia Marrufo Méndez, secretaria particular de la presidenta del DIF municipal, con salario de 20 mil 711 pesos; Patricia Eugenia Marrufo Méndez, nombrada subdirectora con sueldo de 22 mil pesos, y Jorge Antonio Cárdenas Marrufo, quien figura en nómina como asesor jurídico en la Sindicatura municipal, con salario de 17 mil pesos mensuales.

Sin duda en la Isla de las Golondrinas, ya no saben ni que hacer, hartos de la incapacidad y corrupción que demostraron administraciones pasadas, decidieron dar su confianza a Juanita Alonso Marrufo, sin fijarse que en primera instancia, ésta había sido impuesta en la candidatura de Morena, por el senador José Luis Pech.

No cabe duda que en campaña, la promesa de ser diferente, de enfrentar la corrupción y no ser un político más, es solo eso: Promesas.

La realidad es otra. Ya investida con el poder que le dio el cargo público, salieron a la luz sus fallas y traiciones a quienes votaron por ella. Contratando a empresas como Etasa Construcciones S.A. de C.V. vinculada a obras fantasmas de su antecesor es una de ellas.

Otra, el violar la fracción VI del artículo 67 de la Ley de los Municipios de Quintana Roo y los artículos 47, fracciones XIV y XVIII, 48, 49 y 50 de la Ley de Responsabilidades de los Servidores Públicos del Estado de Quintana Roo, las cuales prohíben a los gobiernos municipales contratar y vincular a familiares, hasta el cuarto grado de parentesco, sanguíneo o por afinidad, en cargos y asuntos de gobierno.

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba