Nacionales

Q.ROO: NEGLIGENTE MILLONARIA

  • Karla Guillermina García Benítez llegó a ocupar la Subdelegación del IMSS en Chetumal sin conocimientos en materia sanitaria, pues es licenciada en Administración de Empresas Turísticas y cuenta con un diplomado en Educación Ambiental.
  • A pesar de no contar con la pericia para ejercer el cargo, sus ingresos actuales alcanzan los 50 mil 323.25 pesos mensuales.
  • No obstante sus elevados ingresos, su primer año de gestión se caracterizó por la inacción ante el desabasto de medicinas y las quejas de los derechohabientes por los malos tratos, a los que se suman la muerte de una persona en plena calle y la entrega equivocada de un cadáver a una familia.

Redacción/Sol Quintana Roo

Chetumal.- Mientras el desabasto de medicamentos suma más de dos años en los hospitales del país, los funcionarios mantienen sus onerosos sueldos, aun sin contar con la pericia necesaria para ejercer sus labores.

En el Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) abundan estos perfiles: Personas que por sus “palancas” llegan a altos cargos y quitan la oportunidad a profesionistas de ocupar un puesto digno, y es justo el caso de la subdelegada en Chetumal, Karla Guillermina García Benítez, quien no cuenta con una licenciatura en el ramo.

La funcionaria, nombrada en 2020 titular de la Subdelegación del IMSS en la capital quintanarroense, es licenciada en Administración de Empresas Turísticas y cuenta con un diplomado en Educación Ambiental… nada más alejado de su cargo actual.

A pesar de no contar con las herramientas para ejercer el empleo, fue contratada como jefa del Departamento de Adquisiciones de Bienes y Contrataciones de Servicios, al que llegó luego de fungir como enlace administrativo de la subgerencia estatal de la Comisión Nacional Forestal (Conafor).

Como encargada del área de Adquisiciones, García Benítez cobraba 36 mil 436.88 pesos mensuales, de acuerdo con el último reporte, correspondiente al 31 de diciembre de 2019.

Con su ascenso a subdelegada sus ingresos alcanzaron los 50 mil 323.25 pesos, sueldo que recibe actualmente.

De esta manera, sus percepciones anuales alcanzan los 592 mil pesos (al descontar impuestos), a los que se adicionan 103 mil 535 pesos que gana al año por el concepto de servicios profesionales, consejos, consultorías y/o asesorías externos.

No obstante sus elevados ingresos, su primer año de gestión se caracterizó por la inacción ante el desabasto de medicinas y las quejas de los derechohabientes por los malos tratos durante las consultas.

La Comisión de los Derechos Humanos del Estado de Quintana Roo (Cdheqroo) reportó que, en 2021, recibió 69 quejas por falta de medicamentos y mala atención médica en los nosocomios del IMSS e ISSSTE en Quintana Roo.

De éstas, 10 se acumularon en Chetumal; sin embargo, al ser instancias federales, fueron remitidas a la Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH). Las negligencias y la falta de empatía también son el día a día del personal comandado por García Benítez.

Por ejemplo, el pasado 30 de noviembre, un hombre en situación de calle murió a las afueras de la Clínica IMSS Chetumal, luego de que le negaran la atención.

Minutos antes de su fallecimiento, acudió al sitio para solicitar atención médica, pero debido a que no tenía documentos para comprobar que era derechohabiente no fue atendido.

El sujeto cruzó la banqueta y se sentó frente a una vivienda en la avenida Adolfo López Mateos, a un costado de las antiguas instalaciones de la Cdheqroo, pero cerca de las 15:45 horas peatones notaron que no presentaba signos vitales, por lo que dieron parte al número de emergencias 911, para pedir la presencia de elementos de la policía, quienes constataron la defunción.

También en septiembre de 2020, un error del personal del IMSS Chetumal causó que una familia enterrara el cadáver de una persona desconocida, mientras que su verdadera familiar continuaba en la morgue.

Alejandro Pérez denunció que luego de que el IMSS le notificara el fallecimiento de su abuela, por complicaciones derivadas de Covid-19, se les entregó el cuerpo, mismo que no fue velado ni mostrado, por los protocolos sanitarios implementados.

El cadáver fue enterrado en el panteón de Calderitas, sin que sus familiares pudieran verlo una vez más.
Por la tarde, personal del IMSS los llamó para comunicarles que el cuerpo de su familiar continuaba en las instalaciones del IMSS, pues les había sido entregado el cuerpo de otra persona por equivocación.

El afectado presentó una denuncia, a la que se sumaron familiares de la persona ya enterrada.

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba