Nacionales

Q. ROO: UNIVERSIDAD DEL DIEZMO

  • El rector de la Universidad de Quintana Roo (Uqroo), Francisco López Mena, entrega 13 millones 373 mil 640 pesos al dueño del monopolio de la seguridad, Mario Ernesto Montalvo Hernández
  • Entre los vigilantes que prestan sus servicios en los planteles de la Uqroo hay personas de la tercera edad, que ganan menos del salario mínimo y otros que solamente se dedican a acosar a las estudiantes

Redacción/Sol Quintana Roo

Chetumal.- El rector Francisco López Mena hace de la Universidad de Quintana Roo (Uqroo), su negocio personal desde donde otorga contratos millonarios a empresarios que mantienen el monopolio de los servicios de limpieza y vigilancia a cambio de jugosos diezmos o retornos de dinero público.

Mario Ernesto Montalvo Hernández obtuvo de la Uqroo un contrato por 13 millones 373 mil 640 pesos por los servicios de vigilancia en los planteles del centro educativo para el ejercicio 2022.

El “zar de la limpieza y la vigilancia” de Quintana Roo, ha sabido llegarle al precio a cada rector que ha tenido la Universidad de Quintana Roo al menos desde el año 2012, tiempo desde el cual ha sido beneficiado con millonarios contratos bajo el concepto de “servicios de limpieza y vigilancia”.

Desde que Francisco López Mena, fue nombrado rector de la máxima casa de estudios de Quintana Roo en 2019, pese a su currículum como consejero de diversas entidades financieras y hasta haber recibido la Condecoración de la Orden del León de Finlandia en grado de Caballero de Primera Clase, por parte del gobierno de la República de Finlandia en 2001, no fue ajeno a la ambición y cayó en la tentación de los “diezmos” ofrecidos por Mario Ernesto Montalvo Hernández a cambio de contratos millonarios.

Ahí está el fallo de procedimiento de la Licitación Pública Nacional número LA-923052983-E1-2022, celebrado el 15 de febrero de 2022, por medio del cual se dio por ganador a la propuesta por el “servicio de vigilancia” presentada por Mario Ernesto Montalvo Hernández, con valor de 13 millones 373 mil 640 pesos.

Sin embargo, el mismo proceso de licitación, declaró desierta la partida 2, correspondiente al “servicio de limpieza”, por el cual se desecharon cuatro propuestas presentadas: La de Mario Ernesto Montalvo Hernández, y las de las empresas: RS Vigilancia Corporativa S.A. de C.V.; Intecosol S.A. de C.V. y Servicios Ecológicos de Limpieza y Mantenimiento S.A. de C.V.

Más a nadie le extrañaría que posteriormente se le haga entrega del mismo -por adjudicación directa-, al “zar de la limpieza y la vigilancia” de Quintana Roo.

Y es que, durante 2021 el rector de la Uqroo, Francisco López Mena, ya le había entregado 11 millones 837 mil 392 pesos por el “Servicio de Vigilancia y Limpieza para la Universidad de Quintana Roo durante el ejercicio 2021”, siendo hasta entonces, el mayor contrato obtenido por el empresario, bajo el numeral LA-923052983-E1-2021-2655184.

Entre 2019 y 2020 vía la Dirección General de Administración y Finanzas del Gobierno del estado, recibió los contratos LA-923052983-E40-2019-2053516 y LA-923052983-E2-2020-2466977, para brindar el “servicio de vigilancia y limpieza para la Universidad de Quintana Roo durante el ejercicio de los años citados”.

El primero de ellos se facturó por 7 millones 569 mil 802 pesos y el segundo por 8 millones 4 mil 480 pesos.

Años atrás, el empresario ya había mantenido grandes negocios con la Uqroo que entonces dirigía Ángel Ezequiel Rivero Palomo. Los acuerdos LA-923052983-E1-2018 por un monto de 8 millones 465 mil 975 pesos; LA-923052983-E40-2018 por 8 millones 257 mil 966; y el LA-923052983-E2-2018, por un monto de 6 millones 209 mil 443 pesos, son prueba de ello.

Mientras que en 2015, bajo la protección de William Enrique Paredes Benavides, entonces responsable del área de Adquisiciones e Inventarios de la Universidad, se le entregó el acuerdo LA-923052983-N12-2015 con valor de 6 millones 208 mil 710 pesos y el LA-923052983- N11-2015, por un monto de 5 millones 289 mil 945 pesos. Claro está, bajo las órdenes de la entonces rectora Elina Elfi Coral Castilla.

Mario Ernesto Montalvo Hernández, puede darse por bien servido por la Universidad de Quintana Roo, pues por servicios referidos en los años 2012, 2013, 2014, 2015, e ininterrumpidamente del 2017 al 2020, más los dos contratos que le entregó López Mena en 2021 y 2022, le ha facturado a la Uqroo un total de 105 millones 338 mil 569 pesos.

Sin duda, el empresario ha sabido sacarle jugo al objeto social de: “Servicio de limpieza, servicio de jardinería, fumigación, servicio de vigilancia y venta y reparación de equipo de computo”, pues si bien ya venía firmando contratos desde el 2007; no es sino hasta el 2012 que comenzó su monopolio de servicios de limpieza en Quintana Roo, a través de las gestiones de Elina Elfi Coral Castilla y Ángel Rivero Palomo, quienes al frente de la Universidad de Quintana Roo, le entregaron sendos contratos por el servicio de limpieza y vigilancia “uno tras otro”.

Esta persona física ha sido tan beneficiada por contratos provenientes del sector público, que entre 2017 y 2021, ha sumado más de 347 millones 94 mil 686 pesos a través de 300 contratos.

Tan solo en 2019 y 2021 -tiempo de la presente administración-, acumuló un total de 139 contratos, la mayoría de ellos provenientes de dependencias estatales que suman más de 171 millones 460 mil pesos, cómo se puede observar en la Plataforma Nacional de Transferencia (PNT).

Pero en Quintana Roo, Montalvo Hernández no solo ha celebrado contratos millonarios con la citada Uqroo; el Poder Judicial de Quintana Roo le entregó entre 2018 y 2021 más de 21 millones 890 mil pesos bajo el concepto de “Servicio de seguridad privada, vigilancia, resguardo, control de entradas y salidas en las propiedades del Poder Judicial”.

Además, en 2018, a través de la empresa Grupo Constructor de la Península HT, se contrató a Montalvo Hernández para la “Adecuación de oficinas del Consejo de la Judicatura del Poder Judicial en el Distrito Judicial de Cancún”, bajo el contrato PJ/CJE/SEA/ADECUACIÓNCONSEJOCANCÚN/068/2018.

Otra de las instancias públicas que sucumbió a los “cañonazos” que a manera de jugosos “diezmos” reparte el empresario que debe su fortuna al dinero público, es la delegación del ISSSTE en Quintana Roo, la cual le entregó el 22 de febrero de 2022, un contrato por 4 millones 830 mil 318 pesos en una cuestionada licitación pública por la “Prestación de servicios de limpieza en centros hospitalarios”.

Dicho acuerdo es apenas uno de las decenas de convenios que le ha otorgado la instancia de salud a lo largo de los años.

Por ejemplo, a través del acuerdo LA-019GYN017-E10-2017-1366427, en 2018 recibió del ISSSTE Quintana Roo por el “servicio de limpieza e higiene”, un total de 4 millones 802 mil 360 pesos. En 2017 por el mismo concepto, habría recibido 6 millones 326 mil 232 pesos.

En 2016 habría firmado el convenio DRMO/LIMP/019/2016-DRMO/LIMP/019/2016 con valor de 6 millones 269 mil 652 pesos por el “Servicio de limpieza en Unidades Administrativas, Clínicas, Hospitales, Unidades de Medicina Familiar y Estancia de Bienestar y Desarrollo Infantil”, por el periodo del 25 de marzo al 31 de diciembre de 2016.

Dos contratos más en 2016 fueron el IA-019GYN017-E37-2016-1068205 y el DRMO/VIG/018/2016-DRMO/VIG/018/2016. El primero de ellos por 4 millones 124 mil pesos que amparaba el “servicio de limpieza” entre el 24 de marzo y el 31 de diciembre de 2016. El segundo con valor de 4 millones 167 mil 508 pesos correspondió al “Servicio de vigilancia en unidades administrativas, clínicas, hospitales, unidades de medicina familiar, estancia de bienestar y desarrollo infantil y Turissste”.

Entre 2015 recibió dos convenios. El DRMO/VIG/006/2015-DRMO/VIG/006/2015 por “Servicio de limpieza en Unidades Administrativas, Clínicas, Hospitales, Unidades de Medicina Familiar, Estancias Infantiles, Agencias de Viajes Turissste y lugares de las extintas tiendas Superissste” por 3 millones 951 mil 238 pesos. Y el AA-019GYN017-N14-2016-817816 por “Servicio de Limpieza Directo 2015”, con valor de 4 millones 772 mil 457 pesos.

En 2014 por “servicio de limpieza” llevado a cabo entre el 1 de marzo y el 31 de diciembre de 2014, recibió 5 millones 606 mil 77 pesos a través del acuerdo DRMO/LIMP/003/2014-DRMO/LIMP/003/2014.

En 2013 el ISSSTE ya le había entregado el contrato DRMO/LIMP/003/2013-DRMO/LIMP/003/2013 por 4 millones 897 mil 884 pesos por el “servicio de limpieza” entre el 25 de febrero y el 31 de diciembre de 2013.

Aún con todo este historial de grandes beneficios logrado por Mario Ernesto Montalvo Hernández a través del pago de “diezmos”, el rector de la Universidad de Quintana Roo, Francisco López Mena, no solo se hizo cómplice de estas “mañas” que parecen no tener fin, sino que además ha hecho un mal manejo de los recursos públicos de la máxima casa de estudios del Estado.

Tan es así, que aún tiene que aclarar el destino de 20 millones 970 mil 729 pesos con 52 centavos que la Auditoría Superior del Estado de Quintana Roo (Aseqroo), le encontró como presunto desvío de la Cuenta Pública 2020.

Gasto no justificado que tuvo su origen en el pago de honorarios por la prestación de servicios con ausencia total o parcial de soporte documental comprobatorio y justificativo; por servicios de alimentos sin justificación ni comprobantes; por pagos de hospedaje y alimentos; pagos por prestación de servicios y hasta un pago de boleto de avión sin soporte, más otros gastos que llevarían a dudar si el otrora “Caballero de la Orden del León de Finlandia”, hoy no es más que uno más de esos servidores públicos que se aprovechan de su cargo y ve a la Universidad de Quintana Roo más que como un órgano educativo, como su propia caja chica.

Botón volver arriba