NacionalesPortada

RED DE IMPUNIDAD Y ABUSO DE PODER EN LA SEGEY

  • Alto nivel de acoso en los centros de trabajo tiene que soportar el personal que no está a favor de quienes devengan el poder en la Secretaría de Educación estatal.

Redacción/Sol Yucatán

Víctima de una red de abuso de poder, tráfico de influencias y corrupción, la maestra Mercy del Socorro Novelo Yeh ha recurrido a la Comisión de Derechos Humanos del Estado de Yucatán (Codhey) y al Sol Yucatán para hacer públicos el maltrato laboral que ha sufrido y que enfrenta para poder ser reintegrada a su trabajo como profesora al frente de un grupo en la escuela primeria “Elvira Parra”.

Evidentemente enojada por la serie de actos en su contra con dolo y sin fundamento, la maestra yucateca cuenta el origen del problema de viva voz en visita al Sol Yucatán, y relata que todo comenzó cuando ella trabajaba en la escuela “Distrito Federal” en la USAER 01, donde era maestra docente y trabajaba con los niños de manera directa.

En esa época fue muy sonado un caso de bullying contra un niño llamado “Mateo” y precisamente varios docentes fueron señalados de maltratar a ese menor, situación ante la cual la Secretaría de Educación del Gobierno del Estado de Yucatán (SEGEY), en lugar de imponerles la sanción prevista en las leyes, opta por moverlos de sede y llegan al plantel donde ella labora y se convierten en compañeros de trabajo.

Por ser ajena a esa situación, ella aclara que mantiene una relación laboral de compañeros con los docentes acusados de maltrato al niño Mateo, sin embargo en octubre de 2017 sufre un accidente que le provoca cierta incapacidad para laborar entonces deja de acudir a su centro de trabajo. Esta situación es aprovechada por el maestro Miguel Rosado Peón, quien enfrentaba problemas con el niño Mateo por tener Trastorno por Déficit de Atención e Hiperactividad (TDH), lo cual debió ser resuelto por la vía de un tratamiento médico.

Sin embargo, ante la incapacidad de resolver este tipo de problemas, porque el maestro no tiene la capacitación al respecto, deciden falsificar mi firma para que el niño sea canalizado a un Centro de Atención Múltiple (CAM), un modelo de plantel donde se tiene la responsabilidad de escolarizar a aquellos alumnos que presentan discapacidad severa, múltiple, trastornos generalizados del desarrollo, o que por la discapacidad que presentan, requieren de adecuaciones curriculares altamente significativas y de apoyos generalizados y/o permanentes.

Esto se hace en la Segey “en lo oscurito”, pero los padres del menor se enteran que yo “supuestamente” firmé los papeles para que el niño fuera canalizado al CAM, por lo que se van sobre mi, y entonces ahí tomo la decisión de denunciar que habían falsificado mi firma, “desde ahí se dedico a difamarme y hacerme la vida imposible, ahí fue donde demande a Miguel Rosado Peón y a la vez para evitar problemas pedí mi cambio a la USAER 02, escuela primaria “Elvira Parra”.

Por ser parte de las prestaciones a las que tenemos derecho, mencionó la docente, se accedió a mi cambio de sede, pero desde que llegué a esa escuela me pusieron mala cara porque venia de denunciar a un director, y denunciar a un director es lo peor que puedes hacer en la Segey, por ello  me comienzan hacer de menos, me discriminan, sufrí acoso y violencia psicológica por parte de la directora Geny Canul, quien está a cargo de la  escuela Elvira Parra, donde todos los días me decía que era una burra e inepta”.

Pero eso no es todo, dijo, pues de cualquier cosa “me levantaba actas y actas, y un día saliendo de vacaciones de Semana Santa antes de la pandemia, me sentí mal de salud, sufrí una caída y quedé en coma, perdí la vista, y me tuve que incapacitar porque necesitaba una cirugía de vista”, todo como corresponde.

“Cuando salgo de mi cirugía inicio el ciclo escolar el 17 de agosto, pero me llevan un documento de comisión para que yo diera clases en el CAM número 3 que me queda relativamente lejos y ante mi situación de la vista se me hizo un gran problema, pues no recupere la vista al 100%, sin embargo termine el ciclo escolar”, relató la maestra.

Ante todas estas irregularidades, Mercy Novelo expone todo esta situación de abuso ante la Codhey en un documento que está en poder de Sol Yucatán y a la que se le cita ante la licenciada en Derecho Ileana Braga Lope, visitadora de este organismo, y a la licenciada Ana Cistina Valladares en calidad de representante de la Dirección Jurídica de la Secretaría de Educación del Estado y la licenciada Cindy Guadalupe Baeza Chaires, es su calidad de representante de la Dirección de Nivel de Educación Especial de la Secretaría de Educación del Estado.

La petición de la maestra Mercy Novelo fue ser restituida en su plaza de origen en la escuela primaria “Elvira Parra” y de manera definitiva por la situación de antigüedad y de salud que no puede estar siendo mandada de comisión pues es una maestra de base estatal.

Pese a que las funcionarias de la Segey convinieron con la agraviada en un acta de la Codhey, en la que aparecen sus firmas, cuando la maestra Novelo Yeh llega a la escuela el pasado 3 de enero para cumplir con sus labores, la directora le niega el acceso, pero además aplica violencia porque la saca con lujo de prepotencia, por lo que tuvo que volver a ir a denunciar lo ocurrido a la Codhey.

La maestra asegura que ya está cansada de aguantar por muchos años esta situación de abuso de poder por parte de autoridades de los planteles donde ha laborado, además de burlas, maltratos e injusticias que deben de cesar, porque no es el único caso, pues se sabe que hay una mafia que decide y mueve a maestros a su antojo.

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba