----------

SIN RECLAMARSE 357 CAJAS ASEGURADAS

*Aunque lentas, las autoridades continúan las investigaciones sobre quiénes son los propietarios antes de entregarlas al Indep al cumplirse 3 años y cinco meses...

RED FACTURERA DE 500 MDP

InicioNews ShowcaseRED FACTURERA DE 500 MDP
  • El alcalde de Mérida con licencia y ex candidato del PAN a la gubernatura de Yucatán, Renán Barrera Concha, encabezó una red facturera con la cual logró desviar al menos 500 millones de pesos.
  • Además del edil, se encontraba el alcalde de Celestún, José Asunción Ramírez Perera, el asesor del Ayuntamiento, Héctor González Rosado, y el director de los Servicios Públicos, José Collado Soberanis.
  • La triangulación o desvíos de recursos se hacía por medio de empresas dedicadas al servicio de jardinería y limpieza de espacios públicos, sin embargo, los trabajos eran realizados por trabajadores del ayuntamiento.

Redacción/Sol Yucatán

El alcalde con licencia Renán Barrera Concha, el alcalde de Celestún, José Asunción Ramírez Perera y Héctor Manuel González Rosado, amigo y asesor de Barrera Concha, integran un tridente corrupto que a lo largo de casi 9 años desvió cientos de millones de pesos a través de empresas fantasmas.

En la red de corrupción también estaría involucrado José Collado Soberanis, incondicional de Renán Barrera Concha y quien en el primer trienio del ex candidato panista a la gubernatura de Yucatán, entre los años 2012-2015, estuvo involucrado y acusado en actos de corrupción.

Es decir, Collado Soberanis encabezó una mafia al interior de la subdirección de mercados que se dedicaba a extorsionar a los ambulantes, cobro de derecho de piso y a desalojar a locatarios para vender sus espacios.

Por esa razón, Mauricio Vila Dosal no lo ratificó, aunque el PAN, no lo desamparó y lo hizo diputado local, ya que Barrera Concha cabildeó para que sea incluido en la lista.

De acuerdo con investigaciones de Sol Yucatán, el operador de esta red facturera es precisamente González Rosado, quien busca prestanombres para encubrir los desvíos de recursos del Ayuntamiento y actualmente del Gobierno del Estado, uno de ellos es precisamente Ramírez Perera.

Es a través de las empresas externas que ofrecen servicios de jardinería y limpieza como se desvían los recursos.

Para ello, utilizaban cinco empresas fantasma para desviar los recursos, se estima que a lo largo de los últimos años estas cinco empresas facturaron al menos 500 millones de pesos.

Empresas como Redes y Canalizaciones del Sureste y Molino Lab, fueron de las más beneficiadas.

Barrera Concha apenas tenía unos meses de haber llegado por segunda ocasión a la alcaldía cuando a estas empresas les asignó contratos por la suma de 111 y 21 millones, respectivamente.

Ambas empresas, aunque no era su giro, según su acta constitutiva, se les dieron los millonarios contratos por servicios de jardinería y limpieza.

Sin embargo, lo que llama la atención es que esas empresas estaban bajo investigación por parte de la Auditoría Superior del Estado y de la Vice Fiscalía Especializada en el Combate a la Corrupción, por estar involucradas en el desvío de más de 218 millones de pesos durante la administración de Mauricio Vila, cuando fue alcalde de Mérida, cuyo presunto desfalco fue denunciado por Joaquín Díaz Mena, en el 2018.

Los recursos desviados provenían del presupuesto de los Servicios Públicos Municipales, quienes a final de cuentas, sus empleados eran los que realizaban los trabajos de jardinería a través del departamento de parques y jardines.

Líderes sindicales como los secretarios generales de los sindicatos de Trabajadores al Servicio del Municipio de Mérida y del Integrado de los Trabajadores Municipales, Jorge Camelo Escalante y Martín Cervera Poox, respectivamente, tenían conocimiento de esta situación por las quejas por parte de sus agremiados, sin embargo, no hicieron nada, debido a que son allegados a la administración municipal y presuntamente recibían gratificaciones para guardar silencio.

Por lo cual se convirtieron en cómplices de los millonarios desvíos de recursos.

El actual alcalde de Celestún, José Asunción Ramírez Perera, de la noche a la mañana pasó de ser un sencillo comerciante a un poderoso empresario y una de las personas más ricas de Celestún.

El edil panista llevaba más de 20 años como comerciante de pescados y mariscos en el puerto de Celestún y solo llegó a construir una bodega para almacenar su producto, desde donde la movía a Mérida o a otros puntos de Yucatán.

El edil, junto con su hermano apodado “Mosca”, en menos de tres años han hecho un emporio a costillas del erario de Celestún.

Convirtieron su modesta bodega en una congeladora, localizada en el puerto de abrigo de Celestún, y también han adquirido lanchas pesqueras.

Pasaron de tener tres empleados a más de 20, además han adquirido una flotilla de camionetas equipadas con sistema de refrigeración.

Su actual negocio se llama “Mosk Mar” y presuntamente se montó con dinero desviado del presupuesto de Celestún de la facturación fantasma.

El edil panista y su familia no viven en el puerto; según investigaciones de Sol Yucatán, adquirió una residencia de casi 3.5 millones de pesos en el fraccionamiento Gran Santa Fe, donde residen desde hace más de un año.

La familia se da una vida de ricos, mientras que el municipio está hundido en pobreza y marginación.

No hay que olvidar que el edil está construyendo un hotel con 16 habitaciones en la llamada zona hotelera de Celestún.

El edil percibe un sueldo de 40 mil pesos mensuales, por lo cual sería imposible que con lo que gana como alcalde pueda adquirir una casa de 3 millones de pesos y construir negocios como lo ha hecho a lo largo de sus 27 meses de gobierno donde solo de sueldo ha percibido 1 millón 80 mil pesos.

El edil tiene abiertas dos investigaciones en la Auditoría Superior del Estado, por el desvío de 25 millones de pesos.

Síguenos en Google News

Te podría interesar: