NarcotráficoReportajes Especiales

REDES SOCIALES, PUERTA DE ENTRADA AL NARCO

*En septiembre de 2021, una investigación de The Wall Street Journal reveló que el CJNG estaba utilizando Facebook para reclutar y entrenar a jóvenes

*Uno de los casos documentados por las autoridades es el de tres menores de entre 11 y 14 años, originarios de Tacolula de Matamoros, Oaxaca, que fueron reclutados para trabajar como “halcones” en Monterrey, Nuevo León

*La realidad para los menores que resultan enganchados es brutal, pues después de los encuentros virtuales la invitación es de manera personal y es ahí donde los secuestran y los obligan a unirse a los cárteles

José Sánchez López/Corresponsalías Nacionales/Grupo Sol Corporativo

(Segunda de cuatro partes)

Ciudad de México.- En septiembre de 2021, una investigación de The Wall Street Journal reveló que el CJNG estaba utilizando Facebook para reclutar y entrenar a jóvenes.

La organización Reinserta señala que la captación a través de videojuegos no es algo nuevo. Ha sido una herramienta utilizada por ejércitos de países como Alemania y Estados Unidos para hacerse de nuevos miembros.

Este último fue pionero con el desarrollo del videojuego America’s Army en 2002, que tuvo el propósito de paliar la falta de personal en un momento en el que el número de voluntarios era inferior a los que había incluso al final de la Guerra de Vietnam.

A un año de salir a la venta, 1.1 millones de personas ya se habían sometido a “un entrenamiento básico” con el videojuego del ejército estadounidense y fue cuando el Departamento de Defensa de EU fortaleció su estrategia de captar gamers para transformarlos en futuros soldados. Su éxito fue tal que surgió el término militainment, el cual fusionó las palabras entertainment (entretenimiento) y military (militar).

Uno de los casos documentados por las autoridades es el de tres menores de entre 11 y 14 años, originarios de Tacolula de Matamoros, Oaxaca, que fueron reclutados para trabajar como “halcones” en Monterrey, Nuevo León. El contacto se dio a través del videojuego Free Fire.

Su localización y rescate se dio porque los adolescentes fueron reportados por sus familiares como desaparecidos y de esa manera, mediante trabajos de inteligencia, pudieron ubicar el domicilio donde mantenían a los menores secuestrados.

En entrevista televisiva, un adolescente identificado como Alfredo dijo que recibió la invitación de un usuario con pseudónimo EL KIL0Z CDN mientras jugaba en línea Grand Theft Auto, a las tres de la madrugada del 18 de septiembre de 2021.

El menor aceptó la solicitud del extraño gamer, porque en su foto de perfil aparentaba ser un adolescente de 13 años, vestía chaleco antibalas, casco militar y un arma al cinto. Al aceptar la solicitud, el reclutador creó un evento llamado “Reclutamiento abierto CDNZ –ZETAZ Vieja Escuela– 35 Batallón” con dos opciones: estoy interesado o compartir esta publicación.

Alfredo fotografió con su celular la pantalla donde quedó evidencia del evento y del perfil del reclutador, quien ya contaba con 228 seguidores y seis amigos.

El adolescente señaló que antes ya se había topado con dos invitaciones similares, una que supuestamente provenía del CJNG y otra del Cártel de los Zetas.

La realidad para los menores que resultan enganchados es brutal, pues después de los encuentros virtuales la invitación es de manera personal y es ahí donde los secuestran y los obligan a unirse a los cárteles.

Los menores son utilizados porque son fáciles de engañar y manipular; además, por lo general, suelen ser muy ágiles y rápidos en caso de que requieran huir o enfrentarse con otros delincuentes.

En muchas ocasiones los convencen para incorporarse a estas organizaciones criminales ofreciéndoles dinero y lujos, pues se aprovechan de las ambiciones de estos, que se deslumbran.

Cuando llegan a ser detenidos, son los mismos cárteles quienes pagan los abogados, además de que en nuestro país no se puede meter a prisión a menores de 14 años, y es hasta que cumplen la mayoría de edad que pueden ser juzgados con penas máximas por delitos graves.

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba