NarcotráficoReportajes Especiales

“¿SABEN CUÁNTOS PAPELES FIRMO AL DÍA?”

  • El descaro y cinismo de César Duarte parecía no tener fin, después de descubrirse que utilizaba dinero público para invertir y comprar acciones en el Banco Unión Progreso, la respuesta que dio para justificarse resulta increíble.
  • Luego siguieron otras explicaciones, a manera de enredo. Duarte Jáquez dijo que su secretario de Hacienda, Jaime Ramón Herrera Corral, le pidió salvar el antiguo Banco Unión Progreso de una crisis financiera.
  • El denunciante García Chávez logró saber que el gobierno de Chihuahua, en 2014, ya había depositado más de 80 mil millones de pesos en el Banco Unión Progreso y otros 106 millones 741 mil pesos por medio de 353 operaciones en Akala, socia del banco.

Ricardo Ravelo/La Opinión de México/Sol Quintana Roo/Sol Yucatán/Sol Campeche/Sol Chiapas/Sol Belice/La Opinión de Puebla

(Cuarta de cinco partes)

Ciudad de México.- De igual forma, la Comisión Nacional Bancaria y de Valores recibió la denuncia, por conducto de García Chávez, así como la Fiscalía del Estado. En dicha denuncia se afirma que César Duarte y su esposa Bertha Olga Gómez Fong crearon en Banorte el fideicomiso 744743 con un monto de 68 millones de pesos y le dieron la instrucción a esa institución bancaria para invertir y comprar acciones en el Banco Unión Progreso, el cual tiempo atrás había recibido autorización de la banca múltiple para operar. Más tarde, según el Diario Oficial de la Federación, dicha institución se convirtió en Banco Progreso de Chihuahua.

La denuncia de García Chávez PGR/CHIH/Jua/2143/2014-Vl. A –fue atraída en 2014 por la PGR, entonces encabezada por Jesús Murillo Karam, exgobernador de Hidalgo.

Cuando el asunto tronó públicamente, César Duarte fue cuestionado por los medios de comunicación. El escándalo era lógico. El gobernador de Chihuahua utilizaba dinero público para edificar una empresa privada donde él y su esposa eran los beneficiarios principales.

Duarte evadió los cuestionamientos una y otra vez. Sin embargo, en una ocasión se pasó de cínico: Reconoció que, en efecto, había firmado el fidecomiso, pero que no supo lo que firmaba. Y comenzó el malabarismo de palabras: “¿Saben cuántos papeles firmo al día? ¿Se imaginan? Lo firmé, sí, pero no lo leí, a lo macho que no lo leí”.

Luego siguieron otras explicaciones, a manera de enredo. Duarte Jáquez dijo que su secretario de HaciendaJaime Ramón Herrera Corral, –preso actualmente por los desvíos de dinero público para el financiamiento de las campañas del PRI– le pidió salvar el antiguo Banco Unión Progreso de una crisis financiera cuando fungió como presidente de esa institución crediticia.

García Chávez dio una amplia explicación de cómo surgió el proyecto del banco. “Jaime Herrera era el presidente del Unión Progreso y fue quien impulsó la creación del banco con la fusión de otras instituciones, como la Unión de CréditoAkala y Banca Única. Constituyó el banco adelantándose a la creación de la ley contra el lavado de dinero, en octubre de 2012, la cual entró en vigor nueve meses después. Se adelanta y se convierte en accionista de Unión Progreso”.

Mediante las áreas de transparencia y la Secretaría de Hacienda, el denunciante García Chávez logró saber que el gobierno de Chihuahua, en 2014, ya había depositado más de 80 mil millones de pesos en el Banco Unión Progreso y otros 106 millones 741 mil pesos por medio de 353 operaciones en Akala, socia del banco. De esas operaciones, unas 340 se realizaron cuando Herrera Corral ya era secretario de Hacienda del Estado. El importe más fuerte, dijo García Chávez, se efectuó el 2 de diciembre de 2013. En esa ocasión el Gobierno del Estado depositó mil 208 millones de pesos.

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba