LocalesPortada

SAF CONTRATA EMPRESA FRAUDULENTA

  • Pese a los señalamientos de la Auditoría Superior de la Federación, la Secretaría de Administración y Finanzas contrató los servicios del empresario Carlos José Ramírez Aguilar, acusado de cobros indebidos a la SCT, a quien le pagó 5.6 millones de pesos.
  • Se trató de una licitación pública, donde la empresa privilegiada, Alcica, recibió el millonario pago en ocho partidas.
  • El colmo del descaro, en un solo día a la empresa Alcica se le privilegió con dos contratos por más de siete millones de pesos.

Redacción/ Sol Yucatán

Mérida.- Pese a los señalamientos de la Auditoría Superior de la Federación (ASF), la Secretaría de Administración y Finanzas (SAF) contrató los servicios del empresario Carlos José Ramírez Aguilar, acusado de cobros indebidos a la Secretaría de Comunicaciones y Transporte (SCT), y le dio un contrato por 5.6 millones de pesos para obras de mantenimiento eléctrico a la Ex penitenciaría Juárez.

Bajo un supuesto mantenimiento de la fibra óptica, la SAF autorizó, a través del entonces subsecretario de Administración y Recursos Humanos, Rubén de Jesús Arjona Ortiz, el pago de cinco millones 652 mil 923.79 pesos a la empresa Alta Tensión, Cimentación y Caminos Alcica, S.A. de C.V.

La simulación se consumó el 21 de octubre de 2020, según consta en el contrato SAF/SARH/0028-01/2020, cuyo objeto fue el “Mantenimiento preventivo y correctivo del sistema eléctrico de la Ex Penitenciaría Juárez de la Secretaría de Administración y Finanzas”.

De acuerdo con el acta, se trató de una licitación pública, donde la empresa privilegiada, Alcica, recibió el millonario pago en ocho partidas. Sobre las otras compañías participantes y sus propuestas, no se incluyeron detalles en el documento.

El fallo del contrato fue signado, por parte de la Secretaría de Administración y Finanzas, por el entonces subsecretario de Administración y Recursos Humanos, Rubén de Jesús Arjona Ortiz, y la directora de Servicios Internos de la Subsecretaría de Administración y Recursos Humanos, Jessy Suárez Pinedo.

De igual forma, por la iniciativa privada “ganadora, Alta Tensión, Cimentación y Caminos Alcica, su administrador único, Carlos José Ramírez Aguilar, se abstuvo de firmar el contrato, pero en su lugar signó el representante legal, Francisco de Jesús Valdez Uicab.

Asimismo, el acta señala que el plazo de ejecución de la obra fue de 42 días naturales, empezando los trabajos el mismo día de celebrar el fallo del contrato, el 21 de octubre de 2020, para finalizar a más tardar el 31 de diciembre del mismo año.

Sin embargo, en sus 17 hojas, por ningún lado se mencionan los detalles de los trabajos a realizar, sólo señala a cuál área del edificio le corresponde cada partida.

ALCICA, UN CASO DE LIBRO DE TEXTO

Según consta en el contrato, la compañía privilegiada por la SAF, Tensión, Cimentación y Caminos Alcica, fue constituida como sociedad el 11 de mayo de 2015, cinco años antes de celebrarse el fallo que nos atañe. Sin embargo, su crecimiento fue meteórico, ya que entre 2015 y 2020 obtuvo, por lo menos, 18 contratos como proveedor de servicios por un total de 61.1 millones de pesos.

A tan solo unos meses de constituirse, Alcica se convirtió en una de las empresas consentidas de la Secretaría de Comunicaciones y Transportes (SCT) en Yucatán, facturando millones, ya que a finales de 2015 obtuvo dos contratos por adjudicación directa para la rehabilitación de postes y líneas de tensión de la CFE en la carretera Mérida-Chetumal.

Ambas adjudicaciones fueron celebradas el 20 de octubre y por cada una obtuvo 665 mil 333.1 pesos, lo que da un total de un millón 330 mil 666.2 pesos. Nada mal para una empresa con cinco meses de existencia.

Sin embargo, este monto fue solo el inicio de un verdadero caso de libro de texto, ya que en el 2016 fue ganadora de —por lo menos— seis licitaciones públicas por parte de la SCT. Tan solo por el primero, celebrado el 16 de marzo de 2016, la compañía recibió 4.1 millones de pesos. En el contrato, del tipo “Invitación a cuando menos tres personas”, ya era evidente el favoritismo de la dependencia hacia la nueva iniciativa privada.

Pero eso no es todo, ya que el mismo día también se le privilegió con 3.5 millones de pesos. La excusa fue la “reubicación de líneas y postes de la CFE en el entronque Tixkokob”.

El 1 de junio del mismo año, también ganó dos licitaciones públicas, ambas del tipo “Invitación a cuando menos tres personas”. Los trabajos en esta ocasión consistieron en la “reubicación de líneas y postes de la CFE en Oxkutzcab. La suma de ambos contratos fue por 4.7 millones de pesos.

Para septiembre del 2019, Alcica también se convirtió en la empresa consentida de la Administración Portuaria Integral de Progreso, que la privilegió con un primer contrato (por adjudicación directa) para la rehabilitación de barreras de contención. Por esta licitación obtuvo 496 mil 197.9 pesos.

Finalmente, dos meses después apareció de nuevo, ahora para celebrar un contrato con el ayuntamiento de Mérida, donde ganó la licitación pública con número OC19-FPF-6122-230, para rehabilitar las instalaciones eléctricas y losa de azotea del mercado Lucas de Gálvez.

Curiosamente, a pesar de las millonarias facturas que emitió y su desmesurado crecimiento, Alcica desapareció del mapa el año pasado. Su página de Facebook está abandonada desde el 8 de marzo de 2021, así como su sitio web oficial.

Recordemos que una de las características de las empresas “fantasma” o factureras es que funcionan, cuando mucho, de tres a cinco años y después se desvanecen, una práctica que realizan para que el SAT no pueda identificarlas.

Como inicialmente mencionamos, los trabajos de mantenimiento de la Ex Penitenciaría Juárez debieron finalizar el 31 de diciembre de 2020, pero con las restricciones derivadas de la pandemia por Covid-19, no se pudo constatar la finalización de las obras, ni el cumplimiento de los objetivos.

A propósito de Rubén de Jesús Arjona Ortiz, entonces subsecretario de Administración y Recursos Humanos, y responsable de aprobar el contrato con Alcica, renunció a su cargo el pasado 28 de febrero, aduciendo motivos personales. En su lugar se designó a Jesús Morales Morales, quien fungía como director de Recursos Humanos de la misma dependencia.

Botón volver arriba