Reportajes EspecialesRetropoliciaca

SAN JUDAS TADEO: EL 28 DE OCTUBRE, UN PANDEMÓNIUM

  • El 28 de octubre se convierte en un pandemónium, donde los que obtienen mayores beneficios son los mercaderes de la fe.

Redacción/La Opinión de México/Sol Quintana Roo/Sol Yucatán/Sol Campeche/Sol Chiapas/Sol Belice/La Opinión de Puebla

(Sexta de siete partes)

Tanto en uno como en otro templo, se aprecian retablos o cientos de milagros por los favores concedidos, así como muchísimas veladoras que tienen que retirar los encargados del templo por cuestión de espacio.

Ambas iglesias cuentan con personal de seguridad, mantenimiento y vigilancia y de hecho, los días 28, los seguidores de San Judas son prácticamente “entorilados”, como en una plaza de toros, para que entren y salgan del templo a la mayor brevedad posible, ya que son miles y miles los que van a postrarse ante San Judas Tadeo.

Pero si todos los días la afluencia de devotos resulta copiosa, los días 28 de cada mes impera la locura y el 28 de octubre, aquello se convierte en un pandemónium, donde, como de costumbre, los que obtienen mayores beneficios son los mercaderes de la fe. 

Así, entre buenos y malos, comerciantes, ladrones, sexo servidoras, devotos, feligreses, limosneros y estafadores, que intentan colgarle a los fieles estampitas, rosarios, escapularios y demás objetos, la imagen que predomina en ambos templos, es precisamente la de San Judas Tadeo, aunque ahora ya pueden observarse otras dos imágenes que cobran vigencia y aumentan cada día.

Se trata de “La Niña Blanca” o “La Santa Muerte”, como le llaman o hasta el santo patrono de los narcotraficantes, Jesús Valverde, cuyo busto se observan ya en muchos puestos de artículos religiosos y son ofertados por los nada católicos comerciantes a módicos precios, dicen, “porque ellos también hacen muchos milagros”, afirman.

Empero, para los fieles seguidores de San Juditas, nadie, absolutamente, nadie puede desbancar a San Judas Tadeo, cuyo poder ninguno pone en duda y del que da muestras no cada año, sino cada mes y no nada más en sus dos iglesias, sino en muchos otros templos más, en toda la República, donde también se le venera.

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba