Portada

¡SE CUBREN LA ESPALDA!

  • En su último año como alcalde de Chapab, el panista Elbier Antonio Salazar Chi desfalcó al municipio por, al menos, 10.7 millones de pesos, de acuerdo con la Auditoria Superior del Estado de Yucatán.
  • A un año de asumir el cargo como alcaldesa, la priista Lizbet Concepción Rivero Zapata aún no emprende acciones para recuperar el dinero “desaparecido” por el exedil.
  • En el colmo de la impunidad, el titular del órgano auditor, Mario Can Marín, apenas multó a Salazar Chi con 13 mil 443 pesos.

Redacción/Sol Yucatán

Chabap.- Tal parece que para cubrirse la espalda no existen partidos políticos. Como botón de muestra, en su último año como alcalde de Chapab, el panista Elbier Antonio Salazar Chi “desapareció” 10.7 millones de pesos, sin embargo, lo peor de todo es que a un año de asumir el cargo de presidenta municipal, la priista Lizbet Concepción Rivero Zapata aún no emprende acciones para recuperar el dinero perdido del municipio.

De acuerdo con la fiscalización a la cuenta pública de 2021 del Ayuntamiento de Chapab, la Auditoria Superior del Estado de Yucatán (ASEY) detectó un posible daño o perjuicio por 10 millones 715 mil 48 pesos. Sin embargo, es importante señalar que el órgano auditor solo calificó el 73.66 por ciento del gasto ejercido, dejando un 26.34 por ciento sin fiscalizar, por lo que el desfalco podría ser mayor.

Asimismo, de las 21 observaciones realizadas por la Auditoria, ninguna fue solventada: de las 17 correspondientes al periodo de Salazar Chin, ni siquiera hizo el intento de justificarlas, y las cuatro restantes, correspondientes al inicio de la administración de Rivero Zapata, fueron solventadas a medias.

Entre las observaciones más onerosas, destaca la número cinco, correspondiente al uso de los recursos propios, donde la ASEY detectó que el Ayuntamiento de Chapab no proporcionó los comprobantes fiscales por los ingresos recibidos, por concepto de participaciones de los meses de enero a agosto del Ejercicio 2021 por ocho millones 737 mil 225.31 pesos.

Asimismo –de acuerdo con la observación número seis–, se detectó un desfalco por dos millones 520 mil 700 pesos, en los meses de enero, marzo, mayo, julio y agosto de 2021, por concepto de sueldos al personal; la entidad fiscalizada no proporcionó lista de raya, recibos de nómina, ni comprobantes de las personas que recibieron los pagos, ni documentación que justifique el destino final del gasto.

De igual forma, Salazar Chi se sirvió con la cuchara grande los apoyos para las personas más vulnerables de la población, ya que de acuerdo a la novena observación (bajo el rubro de apoyos económicos), se detectó un gasto de un millón 419 mil 756 pesos, sin que el edil haya proporcionado la solicitud, comprobantes fiscales, evidencia de haber entregado los bienes o reporte fotográfico de los servicios.

Además, al tratarse de ayudas sociales, Salazar Chi tampoco proporcionó solicitudes de apoyo, ni el recibo de tesorería en donde conste el nombre de las personas a quienes se entregó el apoyo, la cantidad entregada y firmado por las mismas, acompañado con copia de la identificación oficial.

OBRAS FANTASMA

Por otro lado, como ya es costumbre en los ayuntamientos de los 106 municipios de Yucatán durante la actual administración estatal, la obra pública se convirtió para Salazar Chi, en el pretexto ideal para desfalcar las arcas del pueblo de Chapab.

Prueba de ello es la observación número 14, a través de la cual se detectaron pagos por hasta un millón 40 mil pesos en el mes de agosto, correspondientes a conceptos por limpieza de banquetas, así como limpieza y pintura de fachadas. En esta ocasión, el Ayuntamiento no proporcionó el acta de cabildo donde se autorizaron las obras, no se acreditó la existencia legal del proveedor ni que cuenta con los activos para dar los servicios que factura, tampoco se aportaron los contratos de las obras.

La voracidad de Elbier Salazar Chi fue tal que, hasta por el concepto de Fondo de Aportaciones para la Infraestructura Social Municipal y de las Demarcaciones Territoriales del Distrito Federal (FAISM-2021), de los meses de febrero a agosto del ejercicio 2021, desapareció tres millones 150 mil 70 pesos.

Incluso, por alumbrado público, el Ayuntamiento de Chapab, bajo la administración de Salazar Chi, facturó un millón 348 mil 977 pesos, pero no proporcionó el acta del cabildo donde se aprobó la obra, ni aportó la documentación del proceso de adjudicación efectuado para la contratación de la obra, croquis de ubicación y reporte fotográfico georreferenciado de la obra concluida, ni mucho menos el acta de entrega física o finiquito.

Lo más grave de este millonario desfalco, es que a pesar de las pruebas, no existe voluntad por parte de la ASEY para resarcir el daño provocado a las arcas del municipio, ya que el titular del órgano auditor, Mario Can Marín, apenas multó al exedil con unos modestos 13 mil 443 pesos.

Y lo mismo se puede decir de la actual alcaldesa, emanada del PRI, Lizbet Concepción Rivero Zapata, que a un año de asumir el cargo, aún no se pronuncia al respecto ni toma medidas legales para recuperar el dinero “perdido” o castigar a los culpables, sino que parece más preocupada por cuidarle la espalda a su antecesor.

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba