----------

― Advertisement ―

ALCALDESA DE SEYÉ REALIZA PROSELITISMO EN VEHÍCULOS OFICIALES

*La alcaldesa-candidata utiliza al personal y los vehículos del ayuntamiento para labores de promoción política Redacción/ Sol Yucatán Seyé, Yucatán, 19 de mayo de 2021.- La...

ASÍ ESTÁ EL PESO

SE APAGÓ LA ÉPOCA DE ORO

TURBIO NEGOCIO

InicioLocalesTURBIO NEGOCIO
  • La incineración de animales muertos se ha vuelto en el más turbio negocio de Renán Barrera Concha, pues ha pagado cerca de 24 millones de pesos en cuatro licitaciones públicas que “ha ganado” Marcos Mauricio Pérez Canto, quien tiene diversas empresas fantasma.
  • En 2018, el presidente municipal firmó dos contratos por el mismo servicio y lo más corrupto de todo, el costo del servicio se duplicó al año siguiente, para luego brindar una “oferta” con una disminución del 40 por ciento del costo del servicio.
  • Lo más extraño de todo es que en ningún momento se especifica la labor que realiza la respectiva persona física: no hay estadística de los resultados del trabajo efectuado en el municipio, se desconoce la problemática que prevalece en Mérida.

Redacción/Sol Yucatán

Mérida.- De 2018 a la fecha, la incineración de animales muertos se ha vuelto en el más turbio negocio del alcalde Renán Barrera Concha, pues en tan sólo un lustro ha pagado cerca de 24 millones de pesos, y para el colmo, en las cuatro licitaciones públicas “ha ganado” Marcos Mauricio Pérez Canto, quien tiene diversas empresas fantasma, al mismo tiempo que es familiar del ex edil de Kanasín, William Román Pérez Cabrera.

La problemática se torna más compleja aún, pues si en las tres administraciones como alcalde no ha mostrado un interés por la salud y las necesidades de los meridanos, mucho menos para los animales, porque le resulta más redituable que estén muertos.

En 2018, el presidente municipal firmó dos contratos por el mismo servicio y lo más corrupto de todo, el costo del servicio se duplicó al año siguiente, para luego brindar una “oferta” con una disminución del 40 por ciento del costo del servicio.

Lo más extraño de todo es que en ningún momento se especifica la labor que realiza la respectiva persona física: no hay estadística de los resultados del trabajo efectuado en el municipio, se desconoce la problemática que prevalece en Mérida, y con las leyes y reglamentos que existen se protege en todo momento la vida de los animales.

De acuerdo con los documentos en poder de Sol Yucatán, en todas las licitaciones públicas ha ganado Pérez Canto, como si se tratara de una adjudicación directa.

El 24 de diciembre de 2018 se emitió el acta de fallo de la licitación pública número DA-2018- incineración de animales muertos-01, para la prestación del servicio requerido por la Dirección de Servicios Públicos Municipales.

El evento fue presidido por el subdirector de Administración y Proveeduría de la Dirección de Administración, Ignacio Mejía Novelo, quien dio a conocer al licitante ganador.

Por ende, a Pérez Canto se le entregó un importa total de tres millones 182 mil 660.45 pesos, para brindar el servicio por el lapso de un año.

El contrato se firmó el 26 de diciembre de 2018, y el servicio se brindaría del 2 de enero al 31 de diciembre de 2019.

Curiosamente, el 31 de julio de 2019 se efectuó una reunión para dar a conocer el acta de fallo de la licitación pública número DA-2019- incineración de animales muertos-01, acto que protagonizó Mejía Novelo.

La convocatoria fue para que la empresa o persona física otorgue el respectivo servicio durante los últimos cinco meses del año, en la cual, Pérez Canto nuevamente resultó ganador.

La gran incongruencia fue que el servicio estaba cubierto para todo el año, por lo que no había motivo alguno para realizar otra contratación.

De todos modos, el Ayuntamiento de Mérida pagó un millón 577 mil 136 pesos, por lo que el contrato se signó el 1 de agosto, y a partir de ese día inició el servicio, para concluir el 31 de diciembre de 2019.
Por ende, el segundo contrato fue uno de los actos más descarados de corrupción del edil emanado del Partido Acción Nacional (PAN).

COSTO TRIPLICADO

En el tercer documento también es evidente el acto de corrupción, ya que el costo del servicio se duplicó, y para “evitar sospechas”, el contrato fue por 20 meses, aunque es más que obvia la complicidad del edil y la del empresario.

El 9 de diciembre de 2019 se presentó el resultado del acta de fallo de la licitación pública número DA-2019-incineración de animales muertos-02, presidido por Mejía Novelo.
Por tercera ocasión, Pérez Canto resultó vencedor y se le pagó 14 millones 670 mil 670.37 de pesos, cifra que es 3.1 veces superior a los dos primeros contratos firmados.

Para disimular el notable robo de recursos públicos, el contrato se firmó al día siguiente, y se estableció que el servicio se brindaría del 2 de enero de 2020 al 31 de agosto de 2021.

Desafortunadamente, se desconoce si se otorgó el respectivo servicio para para el tercer cuatrimestre de 2021, o si se firmó otro contrato para el período del 1 de septiembre al 31 de diciembre.

Incluso, la información no está en la página electrónica de la Proveeduría del Ayuntamiento de Mérida.
Sin embargo, el 15 de diciembre de 2021 se presentó el resultado del acta de fallo de la licitación pública con número DA-2021-Incineración de animales muertos-01, evento a cargo de Mejía Novelo.

A Pérez Canto “se le adjudicó el contrato de prestación de servicio que amparará la partida única por un monto de cuatro millones 401 mil 201.10 pesos”.

El beneficio directo a favor de Pérez Canto es “derivado de la evaluación económica realizada por el área solicitante y en virtud de que reúne las mejores condiciones requeridas por el Ayuntamiento”.

Al día siguiente de la presentación de los resultados, el postor adjudicado y la convocante, firmaron el respectivo contrato.

Dada las numerosas irregularidades, la comuna violó la Ley de Gobierno de los Municipios del Estado de Yucatán y el Reglamento de Adquisiciones, Arrendamientos de Bienes y Servicios del Municipio de Mérida.
Al día siguiente se firmó el contrato, para la entrega del millonario recurso, y se determinó que el plazo del servicio inició el pasado 3 de enero, para concluir el 30 de junio próximo.

Desafortunadamente, en el documento nunca se especificó el número y mucho menos los nombres de las otras empresas concursantes; tampoco se detalla sobre la labor a realizar en este primer semestre.
Es decir, todo un acto bien planeado por la autoridad municipal, para lo cual obtendrá un millonario botín, pues Barrera Concha pretende conseguir más recursos para tener un techo financiero para su campaña como candidato a gobernador.

LARGA COLA

Pérez Canto tiene diversas empresas fantasmas, incluso, hay al menos una denuncia, pero aun así, Barrera Concha le aprueba su propuesta, y ahora, por adjudicación directa.

En agosto de 2021 se descubrió que la asignación de contratos en medio de ilegalidades ha sido una característica en la obra pública de Kanasín durante el trienio 2018-2021.

La anomalía fue protagonizada por el ex alcalde, William Román Pérez Cabrera, así como por la aquel entonces coordinadora de Seguridad Jurídica Patrimonial, Ana Alejandra Romero Gamboa; el director de Obras Públicas, Wílberth Guillermo Buenfil Berzunza, y el tesorero municipal, Jorge Armando Quijano Roca.

Diversas son las empresas relacionadas favorecidas por esos funcionarios, con contratos irregulares, incluso, hay tres denuncias de la síndica ante la Auditoría Superior del Estado de Yucatán (ASEY).

Ejemplo de ello es la empresa Grupo Comercial Royal Colors, Sociedad Anónima de Capital Variable, cuyo apoderado, Marcos Mauricio Pérez Canto, se ostenta como propietario en algunos registros empresariales, quien es primo hermano del primer regidor Pérez Cabrera.

El objeto social principal de dicha empresa es la “compra, venta, arrendamiento, uso y en general la administración de toda clase de bienes inmuebles”, así como “la fabricación de todo tipo de pinturas vinílicas, acrílicas, epóxicas, impermeabilizantes, recubrimientos, estucos y similares”.
Dicho negocio recibió contratos de la respectiva administración municipal, y ahora, obtiene los beneficios de Barrera Concha, tal como se demuestra con el documento obtenido de la plataforma de transparencia.

FALSOS VETERINARIOS

En el Centenario y Bicentenario Animaya trabajan falsos médicos veterinarios zootecnistas que le fue notificado a Renán Barrera Concha, pero no hizo nada para corregir esta grave anomalía.

Esto es parte de la negligencia que ocasionó la muerte de cerca de 30 animales, de 18 especies diferente en sólo dos años.

Las anomalías vienen de tiempo atrás. En 2016 se reportó que el veterinario Fernando Victoria o uno de sus subordinados presuntamente anestesió a uno de los tigres que fue decomisado en Xmatkuil en 2015 y se le pasó, por lo cual el animal murió. Lo peor, se escondió en una nevera de Animaya para que el hecho no salga a la luz. Este caso es independiente al de la tigresa del Centenario que falleció pocos días antes

Ese mismo año del 2016, se descubrió la devolución de un león hace días y que se mantenía en completo sigilo. Esto revela un ejemplo de la falta de transparencia y acceso a la información que rodea al parque zoológico del Centenario

La opacidad en la información también levanta suspicacias que nos orientan a pensar en posibles interéses de corrupción con el tráfico de especies al interior del Ayuntamiento así como en el Centenario.

En el marco de los recorridos se encontró con la sorpresa de que se tuvo que regresar un león de un intercambio de animales. De los dos ejemplares leones que llegaron, solamente uno se encontraba en el inmueble, el otro fue devuelto.

Los cuestionamientos son obligados ¿De qué manera va a alcanzarse una solución en cuanto a las transacciones irresponsables que realiza el Ayuntamiento con animales? ¿Quién es realmente el beneficiario directo de estas transacciones? ¿Podría señalarse públicamente al responsable de que los meridanos recibiéramos un animal en las supuestas condiciones por las cuales se devolvió?

Esta falta de transparencia y acceso a la información levanta suspicacias que nos orientan a establecer como realidad los posibles intereses de corrupción con el tráfico de especies dentro del Ayuntamiento y del Centenario.

LAS MUERTES

En 2018 y 2019 se registraron la muerte de 30 animales de 18 especies diferentes, todas ellas, prevenibles, de acuerdo con los documentos proporcionados a Sol Yucatán.

El 27 de enero se detectó la muerte de un perrito de las praderas, en el cual se detectó la presencia de contenido mucopurulento en las vías respiratorias, y días antes, en Animaya, una cebra, sin especificar las causas.

En el zoológico del Bicentenario murió una iguana yucateca cola espinosa, por anorexia, una cebra de Grant presentó miopatía por captura por contención química, para separarlo del enfrentamiento con otro macho.
Mientras que un emú, un antílope ñu azul, una grulla, una aguililla caminera y un agutí, fenecieron por politraumatismo, al enfrentarse con sus congéneres.

Posteriormente, el 5 de abril de 2019, una hembra de cebra de Grant murió de politraumatismo, debido a la agresión que sufrió de sus congéneres.

Días después fue un mono capuchino, quien tuvo pancreatitis e insuficiencia renal, y hasta el momento no se ha dado a conocer los resultados del laboratorio.

Aunque en redes sociales se denunció la muerte de una cebra, ocurrido el 20 de abril, la comuna no lo reportó, y mucho menos ha dado a conocer las causas de la muerte.

De igual forma, en junio murió un ciervo rojo, y no hubo necropsia por cambios postmortem que dificultaron la identificación de cambios patológicos, y días después, un pavo real se ahogó.

Entre junio y julio perdieron la vida un par de pecaríes, por agresión de sus congéneres.

Mientras que en agosto murió una tortuga casquito, sin identificar la causa, y un lémur cola anillada, por problemas respiratorios, al mismo tiempo que se encontró lesiones hepáticas crónicas.

Entre octubre y noviembre de 2019, dos venados cola blanca sufrieron de politraumatismo, por agresión de sus congéneres.

Incluso, la cría de un borrego murió y no se notificó, lo mismo ocurrió con los peces que fueron llevados a la Feria de Xmatkuil.

La mayoría de los nacimientos se dan en especies de talla mediana, como los venados o los borregos. Predominan las aves pequeñas y se ha dado algún caso de un hipopótamo en el 2020 o el de un jaguar negro que se dio en el mismo año y lo anunciaron en el 202.