----------

GOBIERNO DE VILA COMPRA CON MAÍZ EL VOTO DE LOS MAYAS

*A cambio de copia del IFE y CURP les regalan bultos de maíz en Pueblos mayas de Maxcanú Redacción/ Sol Yucatán Maxcanú, Yucatán.-El gobierno de Mauricio...

VILA Y RENÁN ENTREGAN YUCATÁN A LOS ESPECULADORES

InicioPortadaVILA Y RENÁN ENTREGAN YUCATÁN A LOS ESPECULADORES
  • La peligrosa e incesante campaña publicitaria de Mauricio Vila Dosal y Renán Barrera Concha para vender la ciudad Mérida e incluso el Estado como un gran terreno de oportunidades para los especuladores, la “Ciudad Blanca” vive ahora un infierno
  • La ciudad está plagada de decenas de edificios departamentales que se construyeron y se siguen edificando de forma irregular, debido a la destapada corrupción en la otorgación de permisos del Ayuntamiento a las inmobiliarias con sus respectivos sobornos

Redacción/Sergio Grosjean/Sol Yucatán

Debido a la peligrosa e incesante campaña publicitaria de Mauricio Vila Dosal y Renán Barrera Concha para vender la ciudad Mérida e incluso el Estado como un gran terreno de oportunidades para los especuladores, la “Ciudad Blanca” vive ahora un infierno.

Las arbitrariedades y ambición desmedida del presidente municipal de Mérida, Renán Barrera Concha y el Gobernador han causado a la capital del Estado un daño irreversible y caótico, porque en contraste con el llamado a invertir y vivir en esta ciudad, no existe un Plan de Desarrollo Urbano Municipal actualizado y mucho menos que se ponga en práctica o funcione correctamente.

Hoy, Mérida está plagada de decenas de edificios departamentales que se construyeron y se siguen edificando de forma irregular, y que no sólo están desquiciando la calidad de vida de los vecinos sino de toda la ciudad.

Los cuatro puntos cardinales ya sufren debido al desorden y por qué no decirlo, en gran medida debido a la destapada corrupción en el otorgamiento de permisos del Ayuntamiento a las inmobiliarias, con sus respectivos sobornos, para construir edificios verticales y de toda índole en Mérida y el interior del Estado.

Este colapso en las vialidades y el crecimiento urbano desordenado no se cocinó de un día para otro, fue paulatino, sólo que no nos percatamos porque en estos casi dos años de restricción vehicular continuaron llegando oleadas de personas a residir a la ciudad, persiguiendo el sueño yucateco y motivados por la aguda y errada campaña de promoción nacional e internacional que ha abanderado tanto el gobierno del estado, como el ayuntamiento de Mérida.

Este no es el único factor que ha influido, pues el desorden se suma a esta serie de desatinos de las autoridades y todo parece indicar que el plan de desarrollo municipal está de adorno, pues no se ha respetado, siendo esto una práctica que ha caracterizado a varias administraciones.

Tal y como observarán, día a día se conforman asociaciones de colonos, quienes al ver la ambición desmedida del gobierno no encuentran otro recurso para protegerse de quien debe velar por los intereses ciudadanos, ojalá y pronto estas asociaciones se unan y conformen una sola fuerza que actúe entre todos y para todos.

Esperemos que los partidos políticos de oposición limpien la basura que los corroe y gente con principios ingrese para sanear el cochinero en el que han convertido la ciudad.

Los terrenos que antes se cultivaban eran casas de campo o superficies de ejidos, que ya se convirtieron en cemento o han arrancado todos los árboles y mantienen grandes superficies pelonas o para revender o construir.

¿Hasta dónde tendremos que llegar para que las autoridades se den cuenta de que su famoso desarrollo está acabando con nuestra calidad de vida?

SOL YUCATÁN HA DENUNCIADO OPORTUNAMENTE

No sólo se trata de los árboles y fauna que exterminan día a día y convierten a la ciudad capital en un hervidero, sino del agua que se extrae limpia y se arroja sucia, del tráfico que se genera por el desorden en el crecimiento, de las oportunidades de empleo para los yucatecos, y finalmente de algo que pocos consideran: la seguridad que tenemos, pues todavía es medio segura, pero cuando nos rebase la delincuencia, ni Kaliman nos salvará, pues a este ritmo no habrá marcha atrás; simple sentido común.

Les comparto una nota real como para «Ripley» o la revista «Condorito» ya que curiosamente el gobernador informó que lideró el Comité Ejecutivo Regional para México, Centroamérica y el Caribe en la cumbre mundial de sostenibilidad desarrollada en Suecia, en la que dice haber presentado las acciones que su administración ha realizado, y las que implementará para continuar cuidando el medio ambiente y los ecosistemas de las regiones. Hágame usted el favor.

Es absurdo que mientras un pequeño equipo se organiza para realizar titánicas labores de saneamiento y rescate de cenotes, auxiliados con pocas herramientas y medios para hacerlo, los organismos encargados de velar por su cuidado, permitan y hasta colaboren con su destrucción.

Hemos documentado que muchos cenotes los amplían por ambición desmedida para meter más turismo; sin embargo, luego se ven en la necesidad de clorarlos y con ello extinguen todo a su paso lo que ocasiona la muerte de la fauna de la zona y rompe el equilibrio ecológico.

Con base en una investigación de muchos años y la coordinación en la restauración de decenas de cenotes, no me cabe la menor duda de que antes era todo lo contrario, ya que los enterraban o tapaban por diversas razones que pronto publicaremos.

Sin embargo, existen formas amigables con el medio ambiente para rescatarlos y dejarlos tal y como la madre naturaleza los escupió por miles o millones de años antes de que el hombre los sepulte.

En esta etapa de restauración, parte de nuestro experimentado equipo se ve en la necesidad de retirar el lodo, piedras y materia orgánica que allá se depositaron durante centenas de años.

Cada cenote es un reto diferente y hasta la vestimenta se contempla. En este caso nuestros compañeros no pueden usar ni camisa y menos un neopreno, pues el sedimento causa picazón si se retiene, por lo que tienen que estarse remojando en agua limpia cada determinado tiempo y para este caso las jornadas laborales son de hasta 5 horas.

Quienes participan en esta tarea utilizan una bomba de sólidos con filtros que diseñamos para proteger a los peces, así como barretas, picos y palas que son los únicos artefactos que utilizamos.

Sin duda, este trabajo a pesar de no realizarse bajo los rayos del astro rey y en el inframundo, remojados en agua tibia, puede resultar tan cansado como el del albañil que trabaja en pleno sol de mayo a la intemperie.

Reconozco la labor de este gran equipo que le ha regresado la vida a muchos cenotes. Lo digo literalmente, pues hemos logrado liberar las obstruidas venas en muchos cenotes y con ello los peces regresan por medio del increíble sistema Kárstico de Yucatán, ya que así le regresan su natural circulación y vida.

En las diversas visitas a diferentes localidades donde nuestro equipó se traslada para realizar labores de rescate de cenotes, los pobladores lamentan con tristeza que las autoridades competentes se hagan de la vista gorda y permitan semejante atrocidad contra el medio ambiente, aunque entienden que si permiten su destrucción es porque obtienen algún beneficio económico, aún a costa de esos pulmones que nos regala la naturaleza.

Incluso, han denunciado que en Chicxulub Puerto y en el pueblo están edificando una privada residencial donde existen dos aguadas; sin embargo, han alcanzado a ver que las aguadas ya fueron drenadas esperan que no rellenen el cenote.

Incluso, casos de cenotes amenazados por contaminación de empresas muy grandes, como los de Homún, donde el activismo de los lugareños y la sociedad civil ha sido fundamental para frenar el daño que se les provoca con el mal manejo de desechos y que tarde o temprano pasaran factura a la población.

Pero estamos tan acostumbrados a la cultura ecocida que impera en Yucatán, al amparo de las autoridades, que vamos perdiendo la capacidad de asombro, pues vemos normal algo que hacemos cotidianamente: Destruir los recursos naturales.

Una de las acciones principales que desarrollamos como grupo de rescate, además de limpiarlos, es construir bordos perimetrales a base de plantas, la idea es prevenir antes de que llegue la deforestación hasta el área de los cenotes.

Aunque existen muchos obstáculos en las labores de restauración de cenotes, principalmente por la apatía de las autoridades correspondientes, siempre es alentador que las personas de la sociedad civil también estén pendientes y se interesen en estas actividades. Conservar los cenotes de Yucatán es una necesidad imperante para todos, pues son medulares para restaurar el equilibrio ecológico y las diferentes especies de esos hábitats, pues es también una forma de menguar los estragos que provoca el cambio climático y cada año se resiente con mayor intensidad.