----------

― Advertisement ―

HALLAN MUERTO A DESAPARECIDO

Redacción / Sol Yucatán Elementos de la policía de Tecoh encontró el cuerpo de un hombre colgado en la barda de una casa, en la...

PROCURADURÍA DE LA MAFIA

COMERCIAN CON EL HAMBRE

DE LA GLORIA AL OCASO

XCARET ALTERÓ NORMAS

InicioLocalesXCARET ALTERÓ NORMAS
  • Miguel Quintana Pali burló a las autoridades presentando un estudio a su favor, que le encargó a la asociación civil Biocenosis, donde oculta el desastre ecológico que causaría la obra del parque temático Xibalbá, en Valladolid.
  • El estudio de impacto ambiental que pagó el Grupo Xcaret a la empresa para favorecerlo es claro: Omitieron detalles de las obras a realizar, como el uso de dinamita para abrir túneles y entradas a los cenotes, cambio de uso del suelo, entre otros.
  • Por ende, es obvio que escondieron mucha información de las obras que iban a realizar, para poder obtener el permiso de la Semarnat, pero finalmente fue descubierto por las autoridades federales y clausuradas las obras.

Redacción/Sol Yucatán

Mérida.- Miguel Quintana Pali burló a las autoridades presentando un estudio a su favor, que le encargó a la asociación civil Biocenosis, donde oculta el desastre ecológico que causaría la obra del parque temático Xibalbá, en Valladolid.

El estudio de impacto ambiental que pagó el Grupo Xcaret a la empresa para favorecerlo es claro: Omitieron detalles de las obras a realizar, como el uso de dinamita para abrir túneles y entradas a los cenotes, cambio de uso del suelo, entre otros.

Por ende, es obvio que escondieron mucha información de las obras que iban a realizar, para poder obtener el permiso de la Semarnat, pero finalmente fue descubierto por las autoridades federales y clausuradas las obras.

La intención de Quintana Pali fue conseguir la autorización de la Semarnat presentando un estudio falso, pero no le resultó porque descubrieron el grave crimen ecológico que iba a impactar la zona y clausuraron el proyecto. Sin embargo, como Sol Yucatán ha verificado, los trabajos en Xibalbá continúan.

En el colmo de la sinvergüenza, muchos de los estudios ecológicos consultados para la Manifestación de Impacto Ambiental de la Semarnat fueron elaborados y/o pagados por el mismo Grupo Xcaret.

Como muestra, en 2014, Miguel Quintana Pali le pago a la asociación civil Biocenosis por un estudio de impacto ambiental para el parque temático Xibalbá. El estudio, por supuesto, favorece al proyecto de Grupo Xcaret, minimiza los daños ecológicos que provocará en la zona y omite información de los trabajos a realizar.

Sin embargo, no se puede tapar el sol con un dedo y a pesar de los intentos de Biocenosis por subestimar los daños al medioambiente, ahí están en el documento, solo que minimizados con expresiones del tipo “aprovechamiento amigable”, “bajo impacto ecológico”, etcétera.

Por ejemplo, de acuerdo con el estudio, el área de construcción del parque temático ya se encontraba previamente modificada por la “implantación y operación constante durante décadas de actividades agropecuarias extensivas”, por lo que el trabajo derivado del proyecto Xcaret incluso beneficiaría al suelo de la región.

Esta explicación es totalmente burda porque la naturaleza sigue sus propios procesos y se regenera por sí sola ante la ausencia prolongada de actividad humana.

La presunta investigación incluso va más lejos al afirmar que de continuar utilizándose el sitio tal como se encontraba antes de la llegada del proyecto, se pondría en riesgo el futuro no solo de la flora y fauna de la región, sino incluso la población en general.

Por otro lado, el estudio pagado por Quintana Pali también dedica un exhorto a nombre de las necesidades sociales de la población, ya que justifica el proyecto de Grupo Xcaret al afirmar que es “estrictamente necesario revertir el uso del suelo de la región, sea tecnificando el campo, sea atrayendo capitales que promuevan la diversificación productiva, que generen empleos y dinámica económica”.

Sin embargo, lo que el estudio a modo olvida profundizar son los daños irreversibles que le provocarán a la naturaleza en diferentes apartados: Respecto al agua, ya hay una modificación en la hidrología derivada de la creación de túneles artificiales mediante el uso de explosivos.

El aire también resentirá la consumación del proyecto debido a la emisión de gases y polvos provenientes de vehículos y la maquinaria utilizada en el área del proyecto. De igual forma, la contaminación atmosférica por ruido provocará el desplazamiento de la fauna de la región.

En el mismo tenor, la pérdida de vegetación durante la etapa de preparación del sitio por el desmonte, ocasionó que la fauna que se encontraba en dicha área, se desplace a otras zonas para encontrar refugio y alimentación.

En lo referente a las especies de fauna que se asocian a este tipo de vegetación, la mayoría fueron ahuyentadas o desplazadas de manera previa, como resultado de las actividades constructivas del “desarrollo ecoturístico”, ya que la mayoría de las especies con capacidad de movimiento buscan zonas mayormente conservadas y alejadas del tránsito de personal y maquinaria.

Asimismo, en los cenotes analizados dentro del proyecto, se encontró solamente un ejemplar del pez Typhlias pearsei, una especie endémica de la Península de Yucatán, considerada en peligro de extinción, pero debido a las obras realizadas en los depósitos de agua, la magnitud de la amenaza a su hábitat aún no se comprende en su totalidad.

Otras consecuencias previstas del proyecto, pero minimizadas en el estudio, incluyen la pérdida del suelo, contaminación del manto freático debido a derrames de residuos sólidos, líquidos y peligrosos.

El documento también menciona que el impacto ambiental más importante, de carácter irreversible, será la deforestación del área, aunque se justifican las obras argumentando que el suelo ya estaba modificado con anterioridad.
El parque temático Xibalbá contempla viajes en tirolesa, recorrido flotante por ocho cenotes, entre otros espectáculos. Sin embargo, para lograr esto, se realizaron obras subterráneas para conectar cenotes diferentes, y lograr conjuntar un río subterráneo que alimente el proyecto turístico.

Cabe recordar que Jesús Lizárraga, encargado de la Profepa en el estado de Yucatán, explicó que las obras de este proyecto fueron suspendidas, pues tras realizar una visita sorpresa notaron que no contaban con la documentación debida en el tema de cambio de uso de suelo.

De acuerdo con un oficio de la Semarnat, las irregularidades incluían además el retiro de árboles y vegetación en polígonos no autorizados.

«Se detectaron incumplimientos que dieron lugar a aplicar durante la inspección una clausura temporal parcial, al encontrarse ante un riesgo de daño a los recursos naturales debido a los hallazgos detectados», detalla el documento.
Además, se señaló que la empresa había construido estacionamientos, edificios de servicios, pasillos, palapas, áreas de descanso y escalinatas que no estaban contempladas en sus autorizaciones.

Hoy, luego del terrible ecocidio generado en las enormes extensiones de la selva yucateca, completamente devastada y con el inminente riesgo en el sistema hidrológico de la región (por la creación de ríos, lagos artificiales y todo tipo de canales en el subsuelo), los habitantes de Valladolid ven con profunda pena el desastre ecológico provocado por la ambición desmedida de empresarios que solo lucran con la cultura maya.